Aprender a crecer con asma

Bryan y Juan Gabriel, han sabido convivir con el asma

Nélida Calderón, es madre de dos jóvenes y una joven. Tras varias visitas al médico por resfrío, sus dos hijos fueron diagnosticados con asma, cuando cumplían poco más del año de edad.

Ella nos cuenta que al principio el miedo la llevó a la sobreprotección, luego aprendió que era cuestión de saber convivir con la enfermedad.

Aprender a vivir con asma

Doña Nelida nos cuenta: “No les dejaba correr, Dios libre se mojaran, los pasaba bien encerraditos y cubiertos. Nada que los expusiera a una crisis; pero luego dije: no, voy a dejarlos crecer. Empecé a enseñarles a jugar, sí enseñarles, suena curioso, pero hay que enseñarles a correr, brincar, y sobre llevar la enfermedad. Les recomendaba: corran un rato, cuando se sienten agitados, se detienen, respiran, se estabilizan y vamos de nuevo. Cada vez los tiempos de juego eran más prolongados”.

El ejercicio con asma es posible

Bryan de 25 años y José Gabriel de 16, llevan una vida normal, practican ejercicio e incluso ya suman varios años sin una crisis por asma.

“Bryan  no volvió a tener crisis desde los nueve años, después de que aprendió a correr. Ahora le encanta ir al gimnasio, participar en carreras y solo toma una pastillita. En el caso de Juan Gabriel, siempre quiso jugar fútbol, con algo de susto lo dejamos, enseñándole a respirar mientras practicaba y lo logró”.

El tratamiento, pero sobre todo la información sobre el asma, ha permitido que estos dos jóvenes gocen de las diferentes cosas que les gusta hacer. Hasta disfrutaron de la nieve en un reciente viaje a Estados Unidos con su familia. 

El miedo por el asma se fue muriendo

Esta familia ha aprendido que el asma no tiene cura pero que hay maneras de vivir con ella sin que haga daño.

La madre nos enseña:  “Al inicio da incertidumbre, no lo niego, yo pensaba: ¿Y si los dejo correr y se me ahogan? Entonces es cosa de no tener miedo, conocer la enfermedad, aprender de ella y enseñar a quien la padece a cuidarse, no dejar que el diagnostico sea la última palabra”.

Te recomiendo de Archivo:  ¿Asma, fútbol y nadar?

Periodista: Wendy Arias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.