Es odontóloga de profesión, pero la vida le tenía una misión que ni ella misma se imaginaba. Isabel Johanning ha dicho “sí”,  siempre, a la solidaridad.  Esta tica nació con un corazón enorme que la ha convertido en madre de 10 hijos, entre biológicos y adoptados, “entre los que nacieron de la pancita y del corazón”, como dice ella.

Te recomiendo: Samuel, de África a Costa Rica, por amor

Orar

¿Cómo ha hecho para no desesperarse cuando no hay, por ejemplo, comida suficiente?  Orar.  Cuenta ISabel que “Yo he visto tantos milagros. Un día no había aceite.  Oramos. Y al ratito aparece un camioncito con 27 latas de aceite.  Habíamos orado por un poquito, pero ese día nos dejaron mucho”.

Asi actùa Dios.

En la Escuela y Colegio Casa Emanuel, muchos niños y jóvenes se han graduado y sus vidas cambian

En la Escuela y Colegio Casa Emanuel, muchos niños y jóvenes se han graduado y sus vidas cambian

Te recomiendo: Luz, piernas y brazos de su hijo. Con Mami lo logré

¿Y cómo lidia con el problema de algún hijo “malportado”?  Orar, de nuevo es su respuesta.  Pero agrega:”Orar pensando en bendecirlo.  No hay que decir todo lo que está haciendo mal aquél hijo sino imaginar lo que en el mundo espiritual es positivo.  Orar por el hijo que yo quisiera que fuera: respetuoso, bien portado, trabajador… Las palabras de una madre son poderosas.  Nunca deben maldecir, sólo bendecir”, nos indica. 

Una gran mamá

Pero además si usted va a Guinea Bisáu, donde vive en Africa, y va al supermercado, escuchará, si  entra Isabel Johanning, que la llaman “Mamá”.  Y es que ella, hace 27 años, se convirtió en la fundadora de Casa Emanuel, que le da un hogar transitorio a niños en abandono, sin familia, enfermos..  Por este hogar han pasado más de 400 niños. 

Isabel, además de Casa Emanuel, ha creado una escuela y colegio y un Hospital, para atender a estos niños quienes luego ya pueden ser adoptados por familias que seguirán la ruta de amor que inició Isabel.

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Comments are closed.