Periodista: Wendy Arias//

María José Calvo Valverde, era una joven de 26 años que alzaba la voz contra los femicidios. Lamentablemente, esa voz fue silenciada, en lo que parece ser un asesinato.  De esto, ya hace un año, sin que avancen las investigaciones.

María José murió a sus 26 años y su padre espera justicia

María José murió a sus 26 años y su padre espera justicia

Su padre, Victor Calvo, la recuerda como una mujer alegre, amante de los viajes y servicial; siempre en pie de
lucha, hasta que fue asesinada. Su cuerpo, fue encontrado el 16 de noviembre de 2020 en su casa
mientras esta era consumida por las llamas, en Desamparados.

La autopsia practicada al cuerpo de la joven, reveló que murió por un balazo en la cabeza un día antes del incendio.

El principal sospechoso es un hombre de apellidos Taracena Echeverría, de 22 años, con quien ella mantenía una relación.

Al parecer, el sospechoso luego de disparar, habría provocado el fuego, en apariencia, para eliminar evidencia.  Esto sigue siendo parte de una investigación sin lograr que se confirme esta versión.

A un año de la tragedia

Hoy, casi un año después, la familia sigue clamando justicia por María José.

En lizethcastro.tv, conversamos con el padre de la joven, don Víctor Calvo: “Yo nunca voy a olvidar ese día. Me llamó un familiar y me contó que la casa se estaba quemando. Al llegar me dijeron que había un cuerpo. Yo pregunté si tenía puesta una cadena de oro. Cuando me dijeron que sí, supe que era mi hija. Era una relación tóxica, por lo que yo empecé a pensar en él, no sé cómo resumir tanto dolor”.

El fuego consumió por completo la casa de María José, su carro nunca fue encontrado y actualmente, el sospechoso se encuentra en su vivienda, bajo arresto domiciliario.

Te recomiendo de Archivo MI BLOG “De amor nadie muere, hija”

“Hace años reconstruí la casa porque era de María José, así lo decidimos la mamá y yo cuando nos divorciamos. Ella creció e hizo su vida aquí. Cuando su madre murió, siguió viviendo en el mismo techo e incluso, en la pandemia viví con ella y conocí al sospechoso”.

“Sólo le pusieron un brazalete”

Continúa: “No entiendo la medida cautelar. A mi hija la mataron, le robaron, le quemaron la casa con todos sus bienes adentro. Tenía un hermano, un padre, sueños y al sospechoso, solo le pusieron un brazalete y lo mandaron a la casa. Después del incendio, no recibí ayuda de ninguna institución. Ahora el Instituto Nacional de la Mujer (INAMU) me ayudará con un abogado, yo solo pido justicia para mi hija, no podemos normalizar la violencia”.

Según el papá de María José, aún no hay fecha para el juicio. El proceso está en etapa de investigación. Mientras tanto, él sigue haciendo eco de la lucha de su hija contra los femicidios y asegura que, no desea que ningún padre pase por el dolor que él vive desde aquel 16 de noviembre del 2020.

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Comments are closed.