Esto sucedió cuando Gerald Drummond era apenas un chiquillo de escuela. El estaba viendo los Juegos Olímpicos, era el año 2004,  y aquella competencia que estaban dando en la televisión captó todo su interés. Inexplicablemente esa prueba de atletismo  provocó algo por lo que hoy entrena y compite y está entre los mejores de Costa Rica. Eran los 400 Metros con vallas.

Para entonces tenía nueve años pero le dijo a su madre unas palabras poderosas, con una determinación profunda que recuerda como si hubiera sido esta mañana:  “Le dije mami yo quiero hacer eso. Entonces ella me consiguió un entrenador y me dijo: Usted en algún momento va a llegar ahí y va a correr como ellos“.

Desde ese momento Gerald Drummond Hernández decidió entrenarse y prepararse para hacer de aquello una realidad. En setiembre de 2O18  cumplió  veinticuatro años y su meta y objetivo siguen intactos.

En este 2021, Gerald con 25 años se prepara para participar en TOKIO, en las Olimpiadas donde podría hacer historia. 

Las palabras son bendiciones

Día a día su madre, Karol Hernández,  ha podido ver como aquello que le dijo a su hijo, hace ya catorce años, eran más que palabras.

Precisamente fue ella quien le colgó la medalla del primer lugar del campeonato nacional de atletismo del año 2018. “Recibir de ella la medalla del primer lugar es fabuloso, saber que fue ella quien me motivó a estar ahí. Yo siempre se lo voy a agradecer, agradezco todo lo que ha hecho y hace por mí”.

Gerald Drummond récord nacional

Este triunfo es más que un primer lugar, se trata de un récord nacional  que según las propias palabras de Gerald “esperaba establecer una nueva marca algún día, pero no creí que fuera  tan rápido”.

Para Gerald aquel fue un momento especial, imponer una marca  y recibir la medalla de manos de su madre, “es difícil de describir con palabras” afirma él.

Para Karol fue algo más que una medalla sobre el pecho de su hijo, fue la confirmación que no se equivocó al creer en el sueño de su pequeño.

Aquella era más que una presea de un récord, fue la confirmación de que se vale creer en los sueños de los hijos, no importa la edad que tengan.

Hijo de tigre…

Para Gerald Drummond Hernández no ha sido fácil escribir su propia historia, sobre todo cuando se tiene un padre que ha jugado al fútbol en un equipo tan popular como el Deportivo Saprissa. “Al principio me preguntaban mucho por cosas que había hecho mi papá, pero yo quiero tener mi propia historia y quiero dejar un legado ahí,   no solo participar sino que quiero competir”.

Te recomiendo de Archivo: Madre e hijo sin brazos te darán una lección 

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Comments are closed.