Futura ingeniera toma bus para buscar señal de internet

Yendri toma bus para ir a casa de una amiga donde hay Wifi

Yendri Carrillo es una futura ingeniera en sistemas que no busca excusas, sino que encuentra razones para salir adelante. Por eso, durante la pandemia, tomar el bus para buscar señal de internet, es un detalle más.

«Entre más complicado sea algo, más entusiasmo hay que ponerle para salir adelante» le dijo a lizethcastro.tv, esta vecina de Siquirres.

Clases virtuales, tome bus y busque internet

A sus 19 años, Yendri es estudiante de la Universidad Fidelitas.  Su casa está situada en La Recta de Imperio, comunidad ubicada a unos 20 kilómetros del centro de Siquirres.

Celular en mano, la joven recibe clases virtuales en este momento.

Ella nos cuenta: “Mi casa queda muy lejos, entonces no hay internet. Algunos trabajos en PDF, como son livianitos puedo descargarlos con mis datos del celular, en algunos puntos de mi casa o alrededores donde alcanzo a tener señal».   Pero no siempre tiene esa suerte.

«Para una clase virtual, no me alcanzan los datos móviles para acceder a ver un video en internet o acceder a una plataforma digital. Entonces voy a casa de una amiga que está a unos 30 minutos de mi casa en bus. Gracias a eso puedoestar presente en las clases virtuales o subir un trabajo al campus”.

Te recomiendo de Archivo: Valeria ya tiene compu y ya no tiene que usar un balde de escritorio

Nada de tirar la toalla

Yendri cursa el segundo año de su carrera, llevando bloques completos. Se encuentra a tan solo un año de verse con su anhelado birrete y cinta de graduación.

Pero si alguien piensa que antes de la pandemia, las condiciones eran mejores para ella, no se equivoque.

Antes del COVID-19 , la estudiante asistía a clases dos veces por semana. Cursa dos lecciones por día. Para ello, se levanta a las 2:00 de la madrugada. Se alista, y su papá la traslada hasta el centro de Siquirres para que tome el primer bus rumbo a la capital que sale a las 4:30am.

Llega a la Universidad Fidelitas a eso de las 7:00am, aprovecha el tiempo para realizar algunos trabajos asignados con el Wifi que provee la institución, e ingresa a clases a las 9:00am.

La primera lección termina a las 11:00 am, almuerza e inicia la segunda clase a las 2 de la tarde. A las 5 terminan las clases y comienza la travesía de regreso a casa.

La joven de 19 años nos cuenta: “Ahí si tengo que correr, porque el último bus para Siquirres sale a las 6:00 pm. Llego como a las 8:00pm al centro y mi papá va por mí porque a esa hora no hay bus para mi casa. Los sábados salgo más temprano, pues las dos lecciones son más seguidas, lo que cuesta es almorzar, porque hay poquito tiempo. Yo llevo mi almuerzo entonces debo calentarlo y comer rápido”.

Ante la dificultad, ¿Alguna vez ha pensado en dejar de estudiar?

La respuesta de Yendri es contundente:

«No hay que dejar de ponerle ganas a algo que queremos. Hay que seguir adelante. Hay luz al final del túnel, con confianza y fe en Dios, se puede”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.