El vendedor que con lotería saca su bachillerato internacional

Vender loteria ayuda a qu eest joven cumpla sus sueños y ayude a su familia

Dos cosas impresionantes: Primero, este joven ayuda a su padre enfermo y a su madre a vender lotería, durante las horas libres que el estudio le  deja.  Y segundo,con 17 años nada lo desenfoca de su meta, llegar a convertirse en profesional. 

Escrita por Carlos Williams González.

Ahí estaba, como todos los días, acomodando a su padre en la cama en la que ha estado postrado los últimos dos años, “¿Así papá?, ¿te pongo una almohada más?, ¿te traigo una cobija?, ¿inclino el respaldar de la cama más o lo subo hasta ahí?”.

Él es José Fabián Oviedo Villalobos, un joven de 17 años, para quien el día empieza a las 4:30 de la mañana: “A esa hora me levanto y antes de irme al colegio debo ayudar a bañar a mi papá; regreso de estudiar a eso de las cinco de la tarde y me vengo a trabajar una hora en el puesto de lotería”.

Fabián ayuda a su padre enfermo a vender loteria y sigue estudiando
Fabián ayuda a su padre enfermo a vender loteria y sigue estudiando

Los sábados y domingos, como no debe ir a estudiar, puede dedicar más horas para estar en el que es su lugar de trabajo, en las afueras de su casa, en las cercanías del Liceo de Moravia. “Así le puedo ayudar a mi mamá –doña Ana Villalobos-, para que todo esto sea menos pesado” dice.

Enfocado en la meta

No por cumplir con estas jornadas José ha descuidado el estudio, todo lo contrario.

Fue su papá quien nos aseguró que: “Josesito, como le digo yo, aunque ya es un Josesote, terminó con éxito el 5to año y fue seleccionado para el Bachillerato Internacional. Él se encarga de muchas cosas aquí.  Para su mamá y para mí es todo un orgullo decir que es nuestro hijo”.

Geovanni, el papá de este hogar está en una cama donde apenas puede mover sus ojos y su boca. Eso es lo que se ve.

Pero si pudiéramos mirar por dentro, veríamos la alegría y la felicidad de un padre que escuchó de su hijo desde el mismo día que le dijeron en el hospital lo que estaba pasando: “Papi no se angustie más, no se preocupe yo le voy a ayudar a usted y a mami, en el trabajo y juntos como familia, también esto lo vamos a pasar”.

Te recomiendo de Archivo:  El mejor regalo de mi vida, darse a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.