Medir 2 metros  46, convierte al iraní  Morteza Mehrzad, en la segunda persona más alta del mundo.  A los ojos de miles, esto también lo convierte en un “fenómeno”, situación que lo hizo aislarse e  ir a vivir a un apartamento donde vivía en depresión, soledad profunda y nada le ilusionaba.

Morteza es la segunda persona más alta del mundo

A los 26 años, el deporte salvó de la depresión a Morteza

Acromegalia, así se llama el por qué de esta altura que viene de un trastorno que hace que la glándula pituitaria produzca más hormonas de crecimiento de lo normal y eso hace que las manos, brazos, piernas y todo el cuerpo crezcan en demasía.

Puede provocar diabetes, hipertensión o cardiopatías y suele reducir la esperanza de vida hasta los 15 años de edad entre las personas que la sufren, cerca de 70 por millón.

Accidente fatal

A sus 16 años, el joven tuvo un accidente que le acortó una de sus piernas

A sus 16 años, el joven tuvo un accidente que le acortó una de sus piernas

Como si fuera poco, a sus 16 años, Morteza tuvo un accidente en su bicicleta.  Se fracturó la pelvis, por lo que su pierna derecha dejó de crecer y quedó 15 centímetros más corta que la otra. Pero su cuerpo no paró hasta alcanzar su actual altura.

El accidente fue determinante para que Morteza se desplazara, en silla de ruedas,  a algunos lugares. Los medios de comunicación lo convirtieron en figura mediática por lo “extraño” que era su cuerpo, casi como exponiéndolo para subir rating. 

El deporte, la tabla de salvación

El joven fue pieza clave para que su país ganara el oro en Río 2016, en voleibol sentado

El joven fue pieza clave para que su país ganara el oro en Río 2016, en voleibol sentado

Fue justamente durante una entrevista en televisión, cuando un entrenador de voleibol lo vio y dijo “Aquí tengo a la figura de mi equipo”.  Fue casi un milagro para la vida del joven, quien en 2011, tras la llamada telefónica de Hadi Rezaei, el entrenador de la selección iraní de vóley sentado, se incorporó a la selección.  Esta es una disciplina que en los Paralímpicos convoca a cientos, por lo distinta que es esta experiencia deportiva.

En Rio 2016, Morteza fue pieza clave para que todo su equipo subiera al podio a recibir el oro en los Paralímpicos.

Hadi Rezaei es el entrenador que llamó a jugar a Morteza, sin saber que esto le salvaría de la depresión

Hadi Rezaei es el entrenador que llamó a jugar a Morteza, sin saber que esto le salvaría de la depresión

Hoy con 33 años, en Tokio, también promete convertirse en un figurón, no por ser la segunda persona más alta del mundo sino porque ama este deporte, siente a sus compañeros como su familia, se siente valorado y ahora sí, le ilusionan muchas cosas como tener otra medalla más en su casa.

Te recomiendo de Archivo: Dixiana Mena, madre y entrenadora de sus hijas olímpicas

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Comments are closed.