Actos de amor. Ni la muerte ha separado a esta pareja

Don Manuel va todos los sábados a visitar a su esposa

Don Manuel, todos los sábados, va a visitar a su esposa. Le cuenta cómo va todo y se regresa a casa.  Con él iniciamos nuestro especial «Actos de amor».

De veras que el amor no avisa. Zoraida y Manuel se conocieron en Golfito. Ella había ido en vacaciones a ayudarle a su hermano en la pulpería del pueblo.  El joven Manuel entró a comprar algo y salió convencido de que había conocido al amor de su vida.

«Me pareció hermosísima desde el primer momento que la vi», recuerda con una sonrisa.  Fueron novios y a los 6 meses se casaron.  «Mi mamá y unas vecinas ayudaron a hacer la comida, los sandwich, el arroz, que dimos en la fiesta de la boda. Fue muy casero y muy bonito», nos cuenta.  30 de Marzo de 1958 fue la fecha en que se juraron amor, un amor que al día de hoy sigue vivo.

Vinieron luego 4 hijos, 7 nietos y 6 bisnietos. «Claro que hubo algunas discusiones. Un día me tenía la maleta hecha porque yo «me desubiqué» en un momento y ella se dio cuenta.  Por supuesto que preferí quedarme con ella y con mis hijos y cambié», recuerda. «El ingrediente que nunca nos faltó fue comunicación.  Sea lo que sea, hay que hablarlo de frente, siempre», nos dice convencido.

El tiempo voló y cuando se vieron fue apagando 59 candelas de celebración matrimonial. «Siempre juntos, asi estuvimos, siempre juntos».

Amor eterno

Asi, de la mano, vivieron el diagnóstico de cáncer que recibió doña Zoraida.

Lamentablemente ella falleció en 2017, pero para don Manuel «ella sigue viva en mi corazón.  La recuerdo a cada momento, hasta en el desayuno, en los atoles que me hacía, para contarle algo, me hace demasiada falta», nos dice con los ojos llenitos de lágrimas.

«Cuando estaba muy malita yo me decia que ya le quedaba poco y eso a uno le duele mucho. Pero ella sufría mucho, entonces mas bien uno le pide a Dios que le quite el dolor, que ella descanse».

En ACTOS DE AMOR de lizethcastro.tv, destacamos el gesto de don Manuel de ir  todos los sábados al Cementerio La Piedad. Le lleva flores, le conversa y luego «vuelvo a la casa más lleno de vida.  Sé que algún día volveremos a encontrarnos, en el cielo.  Hasta que la muerte los separe vale para otra gente, para nosotros no».

Te recomiendo de Archivo Doris Goldgewitch , amor eterno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.