Actos de amor. El amor por la vida

Patricia afronta con amor la enfermedad de ELA

Luego de entrevistar a Patricia Córdoba, concluyo que el amor es lo que sostiene su vida. Sé que no hay duda que en la historia de cada uno de nosotros, los episodios más brillantes y mágicos tienen al amor como ingrediente principal.  Pero vamos a entender algo que en este caso particular hace que el amor lo salve todo.

Cambio radical

Atleta incansable, subir al Chirripó en bici fue tan solo una anécdota en la vida de Patricia.  «La más deportista de la familia», coinciden sus 14 hermanos.  De pronto,  las piernas empezaron a debilitarse. «Se empezó a caer a menudo», recuerda su hermana Lilly.   Ese fue el signo de que algo malo, muy malo, estaba por manifestarse de forma aún más cruel.  Caminar empezó a ser un desafío para esta contadora privada, hasta que una silla de ruedas fue la «mejor» opción para desplazarse.

Vinieron citas a médicos, dar tumbos con diagnósticos, hasta que se recibió el certero, el que cayó como un misil.  Fue en 2015, cuando Patricia supo que lo que le sucede a su cuerpo se llama Esclerosis lateral amiotrófica, ELA.  Sin cura, progresiva, la enfermedad anula la fuerza total de los músculos y el destino de quienes la padecen es depender en un 100% de otros para el 100% de su vida. 

Patricia con Sara, una sobrina nieta
Patricia con Sara, una sobrina nieta que la visita siempre

Comunicación con los ojos

Los ojos son los únicos que no han perdido movimiento  y por eso, con el amor que le profesa esta familia, movieron cielo y tierra para conseguir el sistema con el que Patricia se comunica.

Gracias a una computadora y una moderna aplicación digital, logramos entrevistar a esta guerrera que no duda en mencionar que tiene una familia maravillosa.  Sus hermanos la cuidan, sus sobrinos le pagan una enfermera y la visitan constantemente, y esa red de apoyo le enciende los deseos de vivir.  Cada segundo de su vida hay una o varias personas pendientes de ella.  

Por todo esto, Patricia tiene claro que el amor lo es todoEl de Dios, a quien no le reclama y el de la familia, apoyo indispensable, abrazo sanador, receta vital para su alma.

Te recomiendo que también veas:  Actos de amor. Más allá de la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.