Abuelito que vendía papas en parada de buses generó movimiento de solidaridad

Don Carlos vendia papas en paradas del bus

Una fotografía de un adulto mayor vendiendo bolsas de papas, generó un movimiento de ayuda ejemplar en tiempos en que la vida está amenazada no solo por el COVID-19 sino por la indiferencia.

Así empezó todo

Desde el bus, una joven se conmovió y tomó la foto de Don Carlos, de 63 años, sentado en una parada de buses de Guadalupe en total soledad, sosteniendo una bolsa de papas.

Don Carlos vendia papas en paradas del bus
Don Carlos vendia papas en paradas del bus

Si don Carlos no hace eso, no comen él ni su esposa, doña Isabel, de 62 años,  que por su parte hace empanadas para que entre algo de dinero a la casa.  «Así pagábamos la luz y el agua«, dijo doña Isabel.

Pero para ambos, las ventas son casi nulas en estos días en que el llamado es a quedarse en casa para disminuir el peligro de contagio del Coronavirus COVID-19.

Un paso adelante

Muchos vieron la foto en facebook pero una persona, Mónika Quesada, dio un paso adelante: “Yo vi la foto y no pude. Agarré el carro y me fui a buscarlo. No lo encontré en la parada de buses. Yo ya le había avisado a un grupo de whatsapp que yo andaba buscándolo y una persona me dio por mensaje privado una dirección.  Inmediatamente fui y él venía entrando a la casa por dicha”.

Lo primero que hizo Mónika fue preguntarle al señor cuáles necesidades tiene.  En efecto, don Carlos y doña Isabel no tenían qué comer y debian recibos de luz y agua.

Movimiento de solidaridad

En el grupo de whatsap se empezó a activar la cuenta de banco de Mónika para recoger dinero. “Yo soy muy desconfiada y me impresionó que, gracias a Dios, la gente confió y empezaron a depositar». Entre todos, se llegó a reunir una cantidad de dinero que fue puesta en las manos de este abuelito.

Dinero servirá para pagar agua y luz
Dinero servirá para pagar agua y luz

A este grupo se unió la Fundación «Unidos por un corazón» que recoge víveres para los que más necesitan.

Dios los bendiga

Tras recibir la ayuda, en lizethcastro.tv conversamos con doña Isabel, la esposa de don Carlos.  Ella nos comentó que tanta solidaridad la deja «sin palabras».  «Dios tiene sus maneras de moverse. Yo me quedé sin trabajo hace un mes.  Fuimos a hablar lo de la pensión y me dicen que me faltan 4 años».

Doña Isabel y don Carlos tienen dos hijos y 5 nietos. «Cada uno de mis hijos está viendo cómo sale adelante. Esto es para nosotros una súper bendición del Espíritu Santo»

Te recomiendo de Archivo Fumar es una locura en tiempos de Coronavirus

“Yo le pido a Dios bendiciones que sobreabunden para las manos que han dado sin pensarlo. Si Dios tocó corazones para ayudarnos, ojalá que los toque a ayudar a otros que necesiten”.

Un comentario en “Abuelito que vendía papas en parada de buses generó movimiento de solidaridad

  1. Que lindo! son momentos en los que uno dice: Si mi linda Costa Rica, todavía hay gente buena, generosa! Vamos a salir de esto! Que Dios Bendiga a Monica Quesada y a todos los que colaboraron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.