Periodista: Wendy Arias.

Qué difícil resumir una historia donde la vida y la muerte viven en el mismo cuerpo.  Donde se busca una cuna para el nuevo bebé y un sitio donde enterrar a una hija.

Por encima de todo, es el amor, el  protagonista de esta historia.

Deylan ya cumplió 5 años. Sus abuelitos le han dado todo el amor desde el primer día de nacido

Deylan ya cumplió 5 años. Sus abuelitos le han dado todo el amor desde el primer día de nacido

Un enlace inesperado

Raquel Chaverri Calderón, a sus 22 años, cayó en muerte neurológica debido a un tumor cerebral del que había sido operada un mes antes, estando embarazada.

Los médicos le mantuvieron por tres semanas conectada a una máquina, para que su bebé se desarrollara un poco más.

El 8 de Febrero de 2016, a las 30 semanas de gestación, nació Deylan. Ese día  la joven fue desconectada.

Mientras esto sucede, una mujer llora por la partida de su hija, y se convierte en madre de sus nietos.

Ya pasaron 5 años desde aquél inolvidable momento.

Recién nacido a cargo de su abuelita

Hace 5 años. Fotografía de Deylan recién nacido. (Cortesía Yolanda Calderón)

Hoy, le contamos cómo doña Yolanda Calderón de 50 años de edad, ha sobrellevado el dolor para asumir el rol de madre del bebé que se aferró a la vida y el de su hermanito Deithan que actualmente tiene doce años. Su otro hermanito, Derian, de ocho años, vive con su papá.

Te recomiendo de Archivo: MI BLOG “Mami, necesito que seas eterna”

Doña Yolanda nos cuenta: “Son sentimientos encontrados, uno no espera que el doctor le diga: “su hija falleció, vamos a mantenerla conectada para salvar al bebé”. Han sido cinco años muy lindos, pero también difíciles. Ellos saben que su mamá es Raquel y que tiene una casa en el cielo, pero también saben que aquí yo soy su mamá y siempre voy a estar”.

En una familia humilde, llena de amor, crecen los dos hijos de Raquel

En una familia humilde, llena de amor, crecen los dos hijos de Raquel

Abuelita y “mamá” de sus nietos

Esta vecina de Orosí, en Cartago, asegura que el reto empezó desde cómo cambiar pañales, hasta cómo orientar para hacer una tarea de la escuela, misión que comparte con su esposo Walter Chaverri, de 63 años de edad.

Raquel era mi hija menor, entonces yo ya había salido de todo. Cuando murió tuve que reaprender a hacer chupones, enseñar a caminar, a leer y a escribir, bueno, de todo; mi hija me guía desde el cielo. Lo más difícil fue cuidar a un bebé tan pequeño y sobrellevar el proceso del más grande que absorbió lo que pasó con su mamá. Los dos son muy buenos, los cuatro aprendemos.

Como toda madre orgullosa, esta mujer ama de casa, atesora con cariño las etapas de sus nietos a quienes ha dado el calor de madre:Deylan es nuestro milagro, la primera palabra que dijo fue agua y la segunda fue mamá; su comida preferida es el espagueti, igual que Raquel. Caminó a los nueve meses y quiere ser astronauta. Deithan es muy simpático y estudioso, es un niño demasiado valiente”.

Doña Yolanda, es madre de cuatro hijos, incluida Raquel, tiene once nietos y se reconforta día a día con el amor de Deylan y Deithan, mostrándoles el rostro y amor de una madre, sin que dejen de recordar a su mamá en el cielo.

Te recomiendo de Archivo:  Madre mecánica, “No tengo taller pero tengo patio”

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Comments are closed.