Luchá por tus hijos, no te cansés de amarlos

Luchá por tu hijo, no renunciés

Luchá, nadie dijo que sería fácil.

Nadie te dijo que tus expectativas serían cumplidas. Si vos creíste que lo que esperabas ocurriría, mejor mirate al espejo y a ese que veas decile que no hay que engañarse.

Cada hijo tiene su misión, su velocidad para crecer. Cada hijo trae su música y no es, necesariamente, la que vos esperás que suene.

Luchá, que todo lo difícil te está sucediendo por algún propósito. 

Armá tu alma de fe, fortalecé tu corazón con coraje y convencé a tu mente con el argumento de que tu hijo nació del Amor Perfecto de Dios con un gran y perfecto propósito que hay que descubrir.

Luchá porque eso también te hace crecer a vos, papá o mamá que estás tan lejano de la perfección y siempre cerca del error.

El amigo que me enseñó esto acaba de cumplir 5O años.

Su llamada, llorando, me conmovió.  Su hijo es hoy un gran líder, pero si hoy la historia está llena de luz, años atrás transcurría entre las sombras y el humo aturdidor de la desesperanza.

Inolvidable que mi amigo tuvo que decirle a la policía que si necesitaba arrestar a su hijo, lo hiciera.  Las drogas se lo habían secuestrado. 

La culpa y las llegadas tardías de su mayor tesoro, tenían desvelado a este papá ejemplar. Por diferentes razones, en esta casa solo había un padre y un hijo.  En casa no había una madre que ayudara a traer de vuelta el espíritu bello del hijo que se convirtió en un desconocido lleno de furia.

Mi amigo internó más de una vez al jovencito que llegó a gritarle varias veces “Te odio papá. Por qué no me dejás en paz”.  A lo que desde su corazón roto respondió todas las veces:  “Porque te amo”.

Una y otra y otra vez lo intentó.  Este papá dobló rodilla, se desangró en lágrimas y lo consolaba saber que estaba hablando con otro Padre, con Dios, que deja las 99 ovejas por buscar la confundida, la extraviada.  “Yo era el extraviado, mi hijo también, pero qué confusión más espantosa la mía”, me cuenta.

Al fin, su hijo se internó una vez más, la que ocupaba para que reapareciera la ilusión de vivir y respirar.  El proceso fue muy duro.  Para el hijo y para el padre.

Duro sentar responsabilidades, encontrar explicaciones, saberse vulnerable, reconocer que las expectativas son espejismos y asumir la realidad de que el milagro maravilloso de la vida, debe vivirse un día a la vez, si no se convierte en tormento.

Mi amigo nunca se cansó de luchar.

Lo agotaba no ver resultados o que duraran tanto en llegar.  Pero de amar nunca se cansó, ni en el más tormentoso de los momentos.

Por eso, yo te digo que sigás luchando. Seguí creyendo que hay mucho que ganar en esta lucha.  No renunciés.  Buscá ayuda y así tu hijo también la tendrá.  Tu hijo vale la pena.  Te lo aseguro.

Te recomiendo de Archivo: Manual para educar hijos

2 comentarios en “Luchá por tus hijos, no te cansés de amarlos

  1. Soy Mamá de 3 hijos, soltera, ha sido duro salir adelante, gracias a Dios tengo una mamá q me enseñó a ser fuerte, de echo es ella quien se ha mantenido al pie del cañón apoyándome siempre. Soy docente de preescolar pero me ha costado encontrar un trabajo estable, x lo q vivo en la casa de mi madre, difícil ya que no cabemos muy bien jajaja.
    Ahora. Hace 3 meses tuve un accidente, me fracture una rodilla en la q me entró una infección y tuvieron, además, q ingertarme un tendón, el proceso ha sido largo, me ha traído aprendizajes y mucha fortaleza, mis hijos han tenido q ser fuertes en mi ausencia, pero miadte ha estado ahí cerca, no hay palabras para describir el agradecimiento q siento.
    Ahora la vida me está dando una oportunidad para ser mejor, para luchar x formar mi hogar, darles a mis hijos mucho amor y Dios quiera un techo y un espacio como ellos se merecen.
    Sus historia y reflexiones son muy valiosas y me llenan de las mejores vibras cada día

  2. Me he sentido tan identificada, la adolescencia de mi hijo mayor a veces me hace perder las fuerzas o al menos creer perderlas. Escuchar esta historia me ha hecho ver las cosas de otra forma, porque es verdad cada hijo trae su propia música y no es necesariamente la que queremos escuchar, y lo más importate, todo hijo vale la pena!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.