A las madres que se sentirán tristes sin la llamada de sus hijos

Hay mamás que no recibirán la llamada de sus hijos

Cada hijo es un planeta. Hay unos más fríos, otros más cálidos, unos llenos de energía vital y otros más cansados que sus abuelitos. Unos que tienen un departamento de abrazos que nunca descansa y otros que apenas saludan. Unos que son eléctricos y otros que de un ataque cardíaco no morirán.  Pero no importa.  Estoy segura que sus madres los aman y ellos las aman.  No hay discusión en esto.

Lo que quisiera comprender es por qué hay hijos que encuentran imposible hacer una llamada y saludar a su mamá. Por qué para algunos es una tarea titánica sacar una, dos, cinco noches de las 364 que nos da el año, para hacer una visita a la mamá.

Recordar y reírse no implica un gasto de dinero. Implica un básico sentido de agradecimiento y algo que es muy valioso:  tiempo.  Tiempo es lo que se ocupó para que esa madre le ayudara a crecer al hijo que hoy tiene corbata, a la que hoy anda en tacones, al que habla varios idiomas, al que anda en bus solo hacia el trabajo que le da el sustento, o a la que acaban de ascender.

¿Por qué algunos arrancaron las páginas del álbum donde la mamá les limpiaba el trasero siendo bebés, o les enseñó a caminar, o los llevó a la guardería bien temprano para irse a trabajar y recogerlos en la tarde para ir a limpiar y aplanchar a la casa en su segunda jornada de ese trabajo donde no hay salario?.

¿Era su madre una persona perfecta? No!, ¿y quién lo es?.

Madres, díganle a su corazón que ustedes son valiosas.

La indiferencia de ese hijo no borra el maravilloso acto de amor de la maternidad y esa bondad la vida la reconocerá con una o muchas bendiciones para ustedes.

No sean víctimas de la situación sino guerreras que saben que el corazón de esa hija o ese hijo tiene latidos gracias a que ustedes son parte de su milagro de vida. 

En el planeta de los hijos indiferentes, quizá lleguen a recibir algún día un visitante que les recuerde que es en vida cuando se dice GRACIAS y que las flores en la tumba son mudas y se marchitan.

Te recomiendo de ArchivoLa huella de una madre con coraje. Una chofer de bus

Un comentario en “A las madres que se sentirán tristes sin la llamada de sus hijos

  1. Muy cierto; pero esa madre que hoy llora la ausencia de su hijo, cómo fue de madre? Acompaño siempre a su hijo, o por el contrario lo señaló, lo ridiculizó y hasta apartó por otro de sus hijos. Cuántas palabras hirientes le pudo haber dicho esa madre a ese hijo, y ahora solo por ser mayor pretende que ese hijo la ame, cuando ella no lo amo, más que para limpiarle el trasero de niño!! No es tan fácil decirle a una madre que se merece la atención de ese hijo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.