Periodista: Wendy Arias.

El amor no cuenta cromosomas y los protagonistas de esta historia lo tienen claro. Las personas con Síndrome de Down tienen las mismas diferencias que tenemos todos: unos son altos, otros bajos, algunos delgados y otros con más peso. Con diferentes talentos.

Sin embargo, tienen la capacidad única de regalar una sonrisa sincera, en cualquier momento y lugar.

Juan Elías Alvarado Monge, de 38 años de edad, es dueño de una de esas sonrisas, es un hombre cariñoso y respetuoso al que le encanta bailar. Es el menor de cuatro hermanos y tiene seis sobrinos, el más pequeño de ellos, también es una persona con Síndrome de Down.

Juan Elías y su sobrino son personas con Síndrome de Down. Toda la familia debe tener información sobre el Síndrome de Down.

Además, este vecino de Tibás, es quien dio vida a la Fundación El Futuro es de Todos.

En lizethcastro.tv conversamos con su madre, María de los Ángeles Monge Rojas, de 70 años de edad, ella describe la misión del Centro de capacitación laboral para jóvenes adultos con discapacidad cognitiva.

Asistió a la escuela, pero se graduó sin saber leer y escribir 

Llena de amor y orgullosa de su hijo nos dice: “Este proyecto nació por Juan Elías. Cuando él salió de la
escuela con birrete y todo, nos dimos cuenta de que no sabía leer ni escribir, entonces mi esposo, Carlos Manuel Alvarado y yo, quisimos crear un lugar que abriera las puertas a esta población”.

La Fundación El Futuro es de Todos, inició como un centro educativo en el año 1999, con una población
estudiantil de seis personas. Se convirtió en Fundación en el año 2001 y actualmente está conformada por 25 estudiantes y nueve profesores.

Ofrece talleres ocupacionales, para personas con Síndrome de Down y con discapacidad intelectual entre los 14 y 30 años de edad.

Todas las personas con Síndrome de Down pueden unirse a la Fundación el Futuro es de Todos

Todas las personas con Síndrome de Down pueden unirse a la Fundación el Futuro es de Todos

María de los Ángeles, explica: “Descubrimos habilidades, porque ya ellos las tienen. Reciben clases sociales, académicas y deportivas. Hay profesores en terapia de leguaje, educación física y especial, cocina, orientación, pintura, agrobiodiversidad; es un programa integral. La fundación nos llena de felicidad, porque es verlos a ellos felices, en cuenta nuestro hijo. Realizados, independientes, cumpliendo sus horarios”.

Te recomiendo de Archivo:  oportunidades

Otra de las oportunidades que ofrece la Fundación, es gracias a una finca en Naranjo, donde los estudiantes y egresados hacen huertas, pintan y ponen en practica todas sus destrezas: “descubrimos artistas, panaderos, pintores, agricultores, bueno, son muy talentosos”.

También hay tiempo para una buena fiesta

“Juan Elías es nuestra luz y nos mantiene vivos. Todos los viernes hacemos las llamadas: “fiestas pequeñas de viernes”, con música, boquitas y todo. A veces pregunta si hay “fiestas pequeñas de sábados” -risas- pero no, esas no.

Juan Elías y sus papás en uno de los "Viernes de Fiesta"

Juan Elías y sus papás en uno de las “Fiesta Pequeñas de Fiesta”

Continúa: “Si se está integrando a su familia un niño con Síndrome de Down, sepa que son niños como todos, no hay que tener miedo, hay que disfrutarlos y potenciar sus capacidades desde que nacen”.

La Fundación El Futuro es de Todos, cumplió 20 años el 25 de julio anterior e imparte clases virtuales. Si desea unirse, solo debe contactarles, asistir a una entrevista, recibir la evaluación que indica a qué grupo debe integrarse y empezar a descubrir habilidades.

Más información en: https://www.facebook.com/FundacionElFuturoEsDeTodos

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Comments are closed.