Periodista: Wendy Arias//

“Somos capaces de hacer lo aprendido y de aprender cosas nuevas”.  Aplicar esta frase día a día, ha llevado a Mirna Batsche a reinventarse ante cada situación y junto a su esposo, mantener a flote a su familia.

En #MUJERESCINCOESTRELLAS de lizethcastro.tv le contamos la historia de esta administradora de profesión que cuando se quedó sin trabajo, aprendió a manejar una mezcladora de sonido (MIXER de audio)  para trabajar en eventos con su esposo y cuando no hubo actividades que animar, aprendió a cocinar para vender almuerzos.

Nos cuenta: “Mi esposo trabajó por 20 años en una productora de eventos y en 2012 me dijo que iba a renunciar para trabajar en lo propio. Así nació nuestra empresa Sistemas Audiovisuales. Yo seguí laborando en el área administrativa de una empresa, pero en 2014 me despidieron. Lo llamé angustiada pensando qué iba a hacer. Él me dijo: trabaje conmigo, la necesitamos. Era un campo de hombres, sin embargo aprendí de audio, de controles y hasta de luces. Tenemos nueve años de andar de un lado a otro”.

Cuando el desempleo tocó la puerta, Mirna aprendió a manejar una mezcladora de sonido y empezó a trabajar con su esposo en eventos

Cuando el desempleo tocó la puerta, Mirna aprendió a manejar una mezcladora de sonido y empezó a trabajar con su esposo en eventos como técnica en audio

¡Llegó la pandemia! 

Justo este seis de marzo Costa Rica cumplió dos años de la llegada de hace frente a la pandemia y la empresa conformada por Mirna y su esposo fue una de las muchas afectadas por las medidas sanitarias. El 8 de marzo de 2020 fue su último evento, pues a los dos días empezaron los clientes a cancelar las fechas agendadas.

Esta mamá de dos jóvenes de 24 y 19 nos cuenta: “Teníamos un ahorro para que mi hijo se fuera a estudiar al extranjero y eso fue lo que nos sostuvo. Aún recuerdo cuando le dije a mi esposo: nos quedan $800 en la cuenta. Un cliente nos solicitó grabar unas traducciones y convertimos la casa en estudio de grabación.  Luego por el ruido reajustamos nuestro cuarto”.

A Mirna no le gustaba cocinar, aprendió viendo videos

Continúa: “Algunas veces teníamos grabaciones todo el día en casa y los clientes necesitaban comer, entonces empecé a vender desayunos y almuerzos. Luego, una amiga me pidió hacer escabeche de repollo, lo publicó en sus redes sociales y se desató mi venta de comidas. Un día me solicitaron hacer pupusas y las hice, luego de ver uno mil tutoriales porque yo no sabía hacerlas” dice entre risas.

Un hotel que había sido su cliente en eventos, la contrató para hacer la comida de los huéspedes. Después,  una familia le pidió hacer la comida de la semana y pasó de no saber nada de cocina a cocinar lo que se necesite. Su menú incluye desde pinto hasta queques navideños y todos sus platillos se publican en https://www.facebook.com/Meraki-salsas-aderezos-y-cocina-100789298375976/

Mirna aprendió a cocinar para sacar su familia adelante. Ahora ella prepara diferentes platillos y su esposo realiza las entregas

Mirna aprendió a cocinar para sacar su familia adelante. Ahora ella prepara diferentes platillos y su esposo realiza las entregas

La lucha es de familia

Vender comida apoyó los ingresos generados por realizar grabaciones en casa y en febrero 2021, aún en medio de la pandemia, Mirna y su esposo, llevaron el estudio de grabación de su hogar a un local aparte.

“Mami me ha enseñado que sí se puede salir adelante, que si algo no se sabe se aprende. Años atrás, ante una necesidad ella trabajó vendiendo comida en construcción, ahora yo cocino para vender. La pandemia nos hizo despertar y demostrar de qué somos capaces. Mi hija me envía recetas para que las implemente, mami me ayuda, mi hijo trabaja con mi esposo. La lucha es de familia“.

Continúa: “Mi papá falleció en julio del año pasado y mi hermana está haciendo frente al cáncer de mama. Hay momentos difíciles, pero si está pensado en tirar la toalla, úsela para secarse el sudor, cambie el no puedo por sí puedo. Ponga su confianza en Dios y en usted y siga con perseverancia”.

En medio de la Pandemia, Mirna y su esposo empredieron para dar vida a un Estudio de Grabación

En medio de la Pandemia, Mirna y su esposo sostuvieron y reiventaron su empresa de equipo                    audiovisual para eventos

Con 46 años de edad y haciendo frente a la fibromialgia desde hace 10, actualmente Mirna sigue vendiendo comidas y apoya a su esposo en el Estudio de Grabación.

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Comments are closed.