Periodista: Wendy Arias.

Las mariposas son admiradas por sus lindas alas y colores, también por su metamorfosis. Inspiran frases de motivación, documentales, fotografías y joyeros, como en el caso de Mónica Andrea Rodríguez, quien crea bisutería con alas de mariposas que han cumplido su ciclo de vida.

Los diseños las joyas son únicos y variados

Los diseños las joyas son únicos y variados

En lizethcastro.tv, conversamos con esta emprendedora de 42 años de edad, quien, junto a su esposo, Danilo Rodríguez, se reinventó en época de pandemia. Ella nos cuenta: “Teníamos 19 años de ser criadores de Mariposas y 13 años de tener un Mariposario, pero lo cerramos en enero de 2021 por la pandemia”.

Luchar no es nada nuevo

El emprendimiento de este matrimonio, ya había atravesado otra prueba difícil en el 2012 con el Terremoto de Nicoya, Guanacaste. En aquella ocasión, vieron destruida su casa y proyecto. Se levantaron, y ahora de la mano, enfrentaron la falta de asistentes al Mariposario por la COVID-19, con joyería.

Mónica y Danilo toman las alas de las mariposas fallecidas para hacer las joyas

Mónica y Danilo toman las alas de las mariposas fallecidas para hacer las joyas

“Hace 15 años, tenía en mente hacer algo con las alas de las mariposas que fallecían, porque ellas viven muy poco, entre tres y seis semanas. Llevo 15 años de prueba y error.  Vendía algunas cositas en el Mariposario, ahora con el cierre de este y la falta de turistas, estuve una semana en shock y luego dije: tenemos que seguir”.

No se mata a las mariposas

La decisión de continuar creando y vendiendo joyas hechas con alas de mariposas, vino acompañada del reto de explicar que, no se mata a estos coloridos insectos.

Te recomiendo de Archivo:  Joyas con leche materna y cenizas de parientes amados

Las alas son compradas en cuatro zoocriaderos nacionales

Las alas son compradas en cuatro zoocriaderos nacionales

Mónica Andrea, continúa: “nos señalaron por creer que las asesinamos, y no, yo respeto a las mariposas, esto es más que un trabajo, es una pasión que las preserva. Usamos alas genuinas de mariposas que, ya cumplieron su ciclo de vida en los mariposarios zoocriaderos, todos inscritos en el Sistema Nacional de Areas de Conservación (SINAC), esto se llama Biocomercio”.

Las alas de mariposas, son compradas en cuatro zoocriaderos nacionales, ubicados en: Limón, Turrialba, Sarapiquí y Puerto Jiménez. Cada ala tiene una factura con su descripción para orden del Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica (MINAE).

"Usamos alas genuinas de mariposas que, ya cumplieron su ciclo de vida en los mariposarios zoocriaderos" Mónica Rodrīguez

“Usamos alas genuinas de mariposas que, ya cumplieron su ciclo de vida en los mariposarios zoocriaderos” Mónica Rodrīguez

Un certificado reseña la mariposa de la joya

“Cuando llega el paquete, seleccionamos las alas según su estado, se deshidratan, se cortan y acomodan por colores para trabajar con resina, vidrio o acrílico. Es muy lindo, porque hay siete familias beneficiadas con este emprendimiento: las de los cuatro zoocriaderos, la de mi hermana que nos ayuda, la de una muchacha que hace las cajitas donde se empacan y la de mi esposo y yo.

Este matrimonio, ofrece collares con las alas completas, aretes, anillos, pulseras y joyeros que inmortalizan a las mariposas. Además, cada pieza, es entregada con un certificado de la mariposa utilizada que reseña su color y especie. Más información en: https://www.facebook.com/mariposasaccesorioscr

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Comments are closed.