Gente nutriendo gente

Puede ser un lugar para cocinar como cualquier otro, pero la cocina de Cristina Bazo Roldán no lo es.  Allí, lo que ella está preparando no es para comensales cualesquiera. El humo y el olor que sale de las ollas son las señales que ya casi la comida esta lista; entonces, habrá que alistar todo para salir a encontrarse con aquellas personas que no todos quieren ver y mucho menos  ayudar.

Pero,  esta no es su realidad, ella ama a los habitantes de la calle,  por eso no duda en destinar, mes a mes, un porcentaje de lo que gana como nutricionista para el alimento que les llevará a los mal llamados “indigentes”, sí,  por eso hace todo lo que hace. Es a ellos a quienes  les dará, un poco de comida para sus estómagos pero también, al escucharles, al sentarse a hablar con ellos y a lo mejor darles una sonrisa, les brindará alimento para sus  almas.

Por particular que parezca Cristina es una chica de  25 años, sí, una joven  que sabe que la gente de la calle no nació ahí, sino que fueron diferentes circunstancias las que les llevaron a hacer de la calle su lugar para vivir. De hecho ella recuerda lo que en su momento dijo la madre Teresa: “En este mundo hay más hambre de amor y atención que de pan”.

Al preguntarle cómo surgió esta idea ella dice: “Siempre lo tuve claro,  desde que me estaba formando como nutricionista me pregunté: ¿cómo puedo complementar mi carrera con la ayuda al prójimo?”. Fue entonces que nació Gente nutriendo Gente (https://www.facebook.com/GenteNutriendoGente?fref=ts), así se puede encontrar la página en facebook de todo un proyecto en el que un porcentaje de lo que pague cada paciente es destinado para la ayuda de otros.  Cristina agrega: “Es una forma en la que podemos ayudar; de hecho en Costa Rica el 60% de las personas tiene sobrepeso, es decir si están así es porque tienen para comer, entonces ¿porqué no ayudar a otros?”

Gente nutriendo Gente va más allá, no solo se les brinda alimento a los habitantes de la calle, sino que se entrega diarios y alimentos básicos a gente que lo necesita y  también se da ayuda por medio de instituciones y centros educativos, con asesorías y asistencia nutricional.  La joven nutricionista afirma: “A mí lo que me interesa es ayudar, pero no solo a la gente de la calle, sino a quienes tengan problemas de salud, al final, si les atiendo, ellos también estarán invirtiendo en los demás y entonces todos haremos realidad lo que la Biblia dice en Mateo 25:35 y que es nuestro versículo lema: porque tuve hambre y me diste de comer”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.