Jimena Marín es una de esas emprendedoras implacables, que, ante el despido de su trabajo decidió creer en ella y llevar su especialidad hasta la casa de sus clientes.

En lizethcastro.tv conversamos con esta joven de 26 quien, en pandemia, dio luz a un proyecto llamado Pedi-Morphosis, el cual tiene un enfoque en la salud del pie y brinda un servicio de transformación a patologías como hongos en las uñas, callosidades, uñas encarnadas, uñas gruesas o pie diabético.

“Trabajé turnos dobles con la mitad del salario”

Tras su despido, Jimena creó la empresa Pedí-Morphosis con visitas a domicilio

Tras su despido, Jimena creó la empresa Pedí-Morphosis con visitas a domicilio

Jimena, nos cuenta: “Trabajé en una fisio estética realizando pedicure clínico por seis años y me especialicé como quiropodista, una técnica que va más allá de embellecer el pie, pues se enfoca en la salud. En época de pandemia trabajé turnos dobles con la mitad del salario y el temor a perder el puesto, hasta que en agosto me despidieron. Eso fue como un balde de agua fría y para rematar, una semana después despidieron a mi pareja. Pensando en qué hacíamos, él me impulsó e invertimos la liquidación en herramientas. Pedi-Morphosis, ha crecido gracias a Dios y a personas que han creído en mi trabajo”.

Difícil inicio: El primer mes no hubo citas

En agosto de 2020 no hubo clientes, en septiembre alcanzó cinco citas en todo el mes, para octubre ya se contabilizaban unas diez a la semana y en noviembre y diciembre, la historia cambió: Jimena atendió entre tres y cuatro pacientes diarios.

Te recomiendo de Archivo Salir adelante con todo: Lecciones de un cáncer a los 16 años

El papá de esta joven vecina de Moravia, trabaja en transporte privado, por lo que él se encargada de trasladarla, recibe una comisión y así ambos ganan su ingreso económico, y en otras ocasiones la traslada su pareja.

“No imaginé que con mi trabajo sostendría la casa”

Continúa: “Una es como insegura a veces y tenemos que derribar esos miedos. Mi pareja creyó en mí y eso me animó. Hoy les digo que no tengan temor, no permitan que les digan que no, porque incluso en mi antiguo trabajo me hacían creer que no había un más allá que ellos, pero sí lo hay.

Lo primero es Dios y lo segundo es insistir y tocar puertas. Tenemos que buscar en qué somos buenos y que sea algo que nos guste para realizar nuestra labor con amor”.

Jimena, visita diferentes lugares del Gran Área Metropolitana y puede ir más allá. De momento atiende solo a domicilio, pero su siguiente meta es una clínica física, para ello, ya cuenta con lo más importante: la confianza en ella misma y el amor por lo que hace.

Puede contactarla al número: 7143 0549 o bien en la página: https://www.facebook.com/pedimorphosis/?ref=page_internal
Periodista: Wendy Arias

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Leave A Reply