Allison no habla, no camina ni come por sus propios medios. La parálisis cerebral y el autismo son condiciones con las que nació desde hace 26 años.

Aunque le cuesta expresar emociones, el pasado 23 de Abril lloró como pocas veces, con su alma rota.  “Lloró y lloró y lloró luego de que le dije que su mamita se fue al cielo”, nos cuenta su tía Adriana. “Comprendió perfectamente lo que le estaba diciendo, que Geanina había muerto. Y detrás de ella, todos llorando aquí en la casa”.

Geanina Sáenz falleció de 55 años. Su hija, Allison, con parálisis cerebral, tiene 26 años

Geanina Sáenz falleció de 55 años. Su hija, Allison, con parálisis cerebral, tiene 26 años

Víctima del COVID-19, Geanina de profesión contadora, vecina de Hatillo 4, fue internada en el Hospital San Juan de Dios con serios problemas para respirar. Casualmente el 17 de abril (6 días antes de fallecer), estando internada, cumplió 55 años de vida.

“Trabajaba tiempo completo para traer ingresos a la casa.  Yo cuido de Allison y Geanina velaba porque ella tuviera de todo.”, comenta Adriana. Ambas vivían con esta hermana y su esposo, quienes a su vez tienen 5 hijos ya grandes. 

Amor inmenso

Geanina dedicó su vida a trabajar por Allison, quien además de parálisis tiene autismo

Geanina dedicó su vida a trabajar por Allison, quien además de parálisis tiene autismo

Allison y su madre Geanina siempre dormían en el mismo cuarto. La jovencita es, en algunas oportunidades, agresiva, por lo que su mamá esperaba a que la hija se durmiera para poder dormir ella.  “Ya luego, cuando quedó otro cuarto de la casa libre, Geanina se pasó a dormir ahí porque si no, era muy difícil”, cuenta Adriana.

En el 2014, en  lizethcastro.tv le hicimos un reportaje en el día de la madre. En esa ocasión Geanina nos compartió: “Soy la mamá de Allison Torres. Ella me trajo a un mundo paralelo del cual no pensé que iba a ser partícipe. A veces afuera vemos un montón de gente con muchas necesidades y no pensamos que íbamos a ser parte de ese proceso. Con ella nací a la discapacidad. Ha sido un mundo maravilloso“.

Geanina no logró despedirse de su familia. El COVID le quitó la vida tras 11 días internada.

Geanina no logró despedirse de su familia. El COVID le quitó la vida tras 11 días internada.

La vida de esta madre se apagó tras 9 días de internamiento, ser intubada y presentar problemas con su hīgado y riñones. Finalmente el 23 de Abril su cuerpo ya no pudo más.

Monstruo de mil cabezas

Para esta familia la pandemia ha sido un monstruo de mil cabezas.

Primero,  le arrebató la vida a Geanina. Días después a un sobrino de 38 años, Randall Mora Sáenz, vecino de Hatillo 5, casado y padre de dos hijos.

Randall estuvo internado durante 21 días en el Hospital San Juan de Dios.  Este padre luchó contra el COVID pero fueron las secuelas las que le quitaron la vida pues los médicos informaron a la familia que una bacteria en los pulmones comprometía su salud.   Se agravó y falleció.

En este momento, el esposo de Adriana (tía de Allison) permanece internado, igualmente por COVID y una bacteria.

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Comments are closed.