Mmmmm, qué rico, ese olor que viene de la panadería del barrio, es pan recién hecho. Debió conformarse con el olor porque bien sabe que no tiene dinero para comprar algo. Mejor pensar en qué hacer para que se pueda conectar la electricidad porque nuevamente la cortaron por falta de pago.

Esto sucedió varias veces en la vida de Karla Murillo Cusa, una vecina de Turrialba a quien no faltó que se le catalogara como alguien que vivía un verdadero caos, especialmente cuando alguien conocía su realidad económica y personal.

Karla es dueña de un coraje que la llevó a graduarse de enfermera a los 50 años

Karla es dueña de un coraje que la llevó a graduarse de enfermera a los 50 años

Si ellas pueden, ¿porqué yo no?

Un día ella estaba sentada en la sala de su casa; fue entonces cuando vio a unas muchachas que esperaban el autobús;  eran madres solteras como ella y estaban intentando salir adelante por eso iban a estudiar.

Fue entonces cuando dijo: si ellas pueden YO TAMBIÉN. Claro, era fácil decirlo pero su realidad era que no tenía el bachillerato, que había intentado muchas veces estudiar, que hacía 17 años no lo hacía y sobre todo que tenía más de 40 años.

Pero no dejó que nada ni nadie fuera en contra de lo que se había propuesto y sí que lo logró.

El pasado 28 de julio recibió el título de Licenciada en Enfermería, con sus 50 años de edad.

Del cielo nada va a caer

Karla aún recuerda lo que se dijo cuando se decidió a estudiar. “Nada es gratis, y absolutamente nada cae del cielo, tengo que luchar por lo que quiero alcanzar”.

Esto se lo repetía una y otra vez, especialmente los días cuando se sentía triste y todo parecía estar en contra.

“Cuando llegué al colegio, yo era la de más edad, pero lo que más pena me daba era que por lo menos cuatro profesores habían sido compañeros míos del cole, hacía muchos años”. Karla agrega que siguió adelante. Cuando se cayó se levantó.

Así terminó el colegio y se matriculó en la universidad.

Con su esfuerzo y determinación, cumplió la meta de ser una profesional en Enfermería.

Calculadora con títulos

Las amigas de Karla han sido voces de aliento para que ella hoy sea toda una profesional

Las amigas de Karla han sido voces de aliento para que ella hoy sea toda una profesional

Karla, hoy con su sueño de graduarse en Enfermería hecho realidad, terminó diciendo a la revista Lizethcastro.tv algo que para ella es muy importante. “Cuando ingresé al colegio me pedían una calculadora científica, fueron unas amigas quienes me la regalaron y hoy les digo a mis amigas del alma, tenemos que reunirnos porque la calculadora que me regalaron, se las devuelvo con títulos”.

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Comments are closed.