Harta de ser tan normal, esta joven de 21 años amanece un dia decidida a triunfar por partida triple.  Su plan era muy sencillo: preguntarle a un cirujano plástico cuánto le costaba implantarse un tercer pecho, ya que dos no le habían sido suficientes para alcanzar lo que ella estaba segura es el éxito:  ser presentadora en MTV.  Para hacer real su aspiración, la joven oriunda de Florida, Estados Unidos, estaba convencida de que dos pechos son muy poquito.

Enfocada en su propósito, la joven Jasmine Tridevil, fisioterapetua de profesión,  le preguntó a uno, dos, tres, cuatro, cinco cirujanos cuánto le costaba el tercer pecho.  Ella admite que ninguno de ellos satisfiso su sed de saber la cifra para alcanzar su sueño. La mayoría de los médicos no la atendía; otros dejaban que terminara de exponer su deseo y antes de abrirle la puerta para indicarle la salida, le aclaraban que eso era anti natural, anti ético y que no lo harían.   Hay una parte de la historia que se llama perseverancia porque Jasmine asegura que tiene una lista de al menos 50 especialistas a quienes les hizo la misma pregunta.

La búsqueda duró dos años, suficiente para ahorrar $20,000 y encontrar al cómplice de su sueño.  Hoy, Jasmine graba videos con su celular mostrando los tres pechos; por cierto, la aureola del tercero -que se ubica entre los dos que Natura le dio sin cobrarle un cinco-  se la tatuó.

Yo sé que cada quién hace con su cuerpo lo que desea,  pero cuestiono varias cosas:  la comodidad de dormir boca abajo; contratar de por vida a quien le haga los brazier;  pensar que el ancho de las blusas adelante, no es ni siquiera standard (será tener costurera el resto de su vida) y finalmente comprarse la historia de que el éxito va ligado a la cantidad de pechos que se tengan y no a la cantidad de pensamientos y proyectos que sean imaginados y ejecutados con excelencia.

Las mujeres, tantas mujeres con dos pechos han escrito historia, han generado cambios, han escalado, han descubierto, han comprendido y explicado, han desafiado a la humanidad, han creído y han hecho a otros creer,  que lamento que jóvenes como Jasmine ignoren el alcance de esas guerreras tan “normales” a quienes les han sido suficientes sus dos magníficas mamas para ser extraordinarias.

Para terminar, creo que sólo hay algo peor para esta jovencita, que tener los tres pechos: que la lleguen a contratar en MTV.

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Comments are closed.