La voz de mi madre, en tiempos de Coronavirus

La voz de mi madre en tiempos de Coronavirus

Ella llama a cada hijo.

El dia no amanece si mi madre no ha amanecido. Pregunta cómo estamos y el sol se enciende.

Somos nosotros los preocupados por ella y por Papi, pero es su voz, la de este tronco de mujer, la que suena de primero en el teléfono, “Cómo están todos?”, llama.  La pregunta es normal pero nada es normal en tiempo de Coronavirus. 

Siento que si sabe como estamos, todo en ella está bien. No hay vacuna para el virus pero hay hijos para amarlos y eso le da fuerza.

La llamada de mi madre es más fuerte que su miedo, porque sí, hay temor, ella me lo ha dicho.

Italia se ha quedado sin abuelos y ahora, con tanta información quién no está al tanto de este monstruo que prefiere canas como alimento.

Llamanos por favor, Mami, no dejés de hacerlo.  Sé que yo debiera llamarte de primera pero jamás alguien te ha ganado en amor. 

Llamanos por favor, que tu voz es oxígeno puro para nuestra alma, que sos corazón que late de bondad sin medida y nos sigue dando vida.

Tu llamada, Mami, nos dice que todo pasará y que volveremos a abrazarte  a vos y a papi como siempre lo hemos hecho.  Cuento las horas para poder regresar a visitarte y escuchar tu risa a la par de mi oído.  En ese momento sabré que todo esto ha valido la pena.

Te amo, los amo.  Cuídense. Todo esto pasará. 

Te recomiendo de Archivo: Mami, necesito que seas eterna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.