Hoy es para decir «Te amo»

Hoy no es un día para callar.  Que se callen aquellos que ya no viven.

Hoy no es un día para no sentir.  Que no sientan aquellos que se murieron aún cuando crean que están vivos.

Hoy no es un día para arrodillarse frente al Crucificado. Hoy es para decirle al Resucitado que nos resucite la ilusión, que queremos amar, que corra la piedra que no nos deja vernos a nosotros mismos con nuestros sueños pendientes, que nos abra los brazos para poder abrazar, que queremos decir “Te amo” sin que nadie nos diga que no se puede.

Hoy no es un día para no poder.  Hoy hay que respirar profundo y echarse a reír;  y si es de sentir dolor, hay que hacerlo para luego caminar más livianos; y si es de cambiar de rumbo, hay que hacerlo; y si es de usar las palabras, hay que hacerlo; y si es de decidir, hay que hacerlo; y si es de vencer el miedo, hay que hacerlo.

Hoy es un día para no desperdiciar.  Hoy es un día para vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.