Carta a mi madre. Lussania Viquez.

La presentadora de Informe 11 Las Historias, Lussania Víquez, tiene el privilegio de haber cruzado por el aro del dolor de la mano de gente que la ama. El cáncer la asaltó por sorpresa pero una mano, en especial, la ayudó a caminar por ese tramo sin pedirle condición alguna: la de su madre. Eso es tan sólo parte de su historia. En esta carta, Lussania relata algunos episodios donde esta gran mujer, doña Luz, ha sido clave. Le lee la carta y termina abrazando a esta mamá que es fuerza en el alma de su hija.

17 comentarios en “Carta a mi madre. Lussania Viquez.

  1. Mi madre, es mucho más que eso, es luz, es vida, es la amiga de mis amigos, mi maestra y consejera, no se si es la mejor pero es la mía, la que pusieron un día a decidir entre su vida y la mía y no dudó en pensar en mí, y Dios nos quiso a las dos aquí.
    Es la reina de cuatro hijos y también de los nuestros! Casi nunca la llamo mami, es mi negra, es mi reina, mi pelucas, es la mamá de labra!!! Y Labra soy yo!!!
    Nos tocó despedir al amor de nuestras vidas casi a la vez, porque mi papá se fue un 26/dic/14 al cielo y mi novio el 14/02/2015. Lloramos siempre casi a la vez.
    Y ella como roble me sostiene y confiada me apoyo en su ser.
    No se cuanto tiempo más nos quede juntas, pero Dios sabe que los días no harán diferencia cuando se cuida y se disfruta el tiempo, el respiro y compañía de mi mayor soporte, esa que tengo al lado justo ahora, ajena de la tecnología, ignorante de lo que escribo para ella, pero segura de la sinceridad y transparencia del ser humano que orgullosamente hizo de mí, ahora le pediré usar sus lentes para que lea estas palabras, que de antemano agradezco por inspirarme a escribir ♡

  2. Querida mamá te quiero decir q te extraño mucho q como deceara q estuvieras conmigo y con mis hijos q los vieras crecer y q ellos te vieran a ty y te contarán todas sus travesuras y metas,a mi ni q decir la falta q me haces extraño tus consejos tu c omida q aunque fuera algo sencillo la asias con tanto amor y eso era lo q me encantaba, extraño llamarte todos los días para ver como estabas y muchas veces era para escuchar un Consejo sabio tuyo.Recuerdo como te encantaba agarrarme de la mano y hacerme un masaje en mis manos también recuerdo tu bella cara tus arruguitas tu exelente y incomparable personalidad siempre estabas ayudando a y todos y siempre te olvidabas de ty,por eso y mas sos y serás la mejor mamá q Dios me dio y ahora q estas con el agradezco todas tus horas q dedicastes para enseñarme q la vida tiene grandes cosas y q hay q ser humilde y perseverante para cumplir nuestras metas y sobre todo q sin Dios no somos nadie,deceara decirte en persona estas palabras,abrazarte y decirte q te amo q este año y 5 meses no hay día q me hagas falta todos los días te recuerdo.Te amo mamita sos mi angel.Te extraño.Tu. Hija.

  3. Querida mami
    Me encantaría leerte estas letras teniendote frente a mi y poder mirar tu rostro; pero Diosito decidió hace 6 años que era hora que tu cuerpecito enfermo, ese que fue de la mujer humilde, de costumbres sencillas, pero mujer de sabias, inquebrantables y firmes decisiones, para quien sus hijos eran el primer y el ultimo lugar, cualquier sacrificio por ellos valía la pena, esa gran mujer debería descansar y no sufrir mas.
    Desde niña pensé que yo no podría sobrevivir a ese triste día de tu partida pero el Señor con su infinita misericordia, desde ese día que mi corazón sintió una espada atravesándolo desde ese día me ha hecho sentir tu presencia día a día, tu me cuidas, tu compartes mis alegrías, tu cuidas los pasos de mi mayor tesoro, mi hijo,amado. Y me enviaste el mayor consuelo a mi corazón dolido, enviaste a mi nieta querida para que mis lágrimas sea ahora de alegría.
    No podre verte aun manita pero se que estas a mi lado siempre

  4. Querida mamita, te quiero agradecer por todas tus enseñanzas he llorado por alejarme de ti luego de mi matrimonio nos hacemos tanta falta pero todo tu apoyo y tus consejos me han ayudado a mantener un matrimonio vivo y lleno de amor, eres mi mejor amiga y somos un equipo hoy en dia tenemos una nueva meta apoyar a abuela en este proceso tan duro como lo es la enfermedad de abuelo se que estas triste y que lloraremos juntas las 3 pero seremos muy unidas sin importar nuestros obstaculos , ayudaremos a abuela al maximo y la haremos parte de este equipo que formamos juntas nunca nos abandonaremos porque nos amamos . Abuela es mi segunda mamá la chineo y amo con todo mi corazon , pero mami nunca olvides que siempre seras la mujer mas especial en mi vida . Te amo infinitamente

  5. Para mi mamita que hoy está en el cielo.
    Querida Muchita (así le decíamos por lo mucho que ella era): Son tantas las cosas que siempre quise decirte, muchas las escuchaste porque Dios me dio chance de decirlas cuando aún vivías y muchas otras las tengo en mi garganta silenciadas por el dolor de tu ausencia en estos casi 2 años de tu partida, decirlas en una tumba es algo que ya no tendría sentido.

    Me enseñaste muchas cosas importantes como la fe en Dios y en que sus propósitos son porque él siempre querrá lo mejor para nosotros aunque no lo entendamos. Me llevaste 9 meses con mucho amor en tu vientre, ¡wow! ese fue el comienzo del hogar que con amor me mostraste y que trato de mantenerlo hoy según tu enseñanza. Sé que tenías miedo, pude sentirlo, más cuando el médico te dijo que, al estar yo sentadita en tu vientre, era un embarazo de muy alto riesgo; aún así, tu fe y tu amor fueron más fuertes que el miedo.
    Te causé muchos cambios que llevaste por 9 meses porque tu ilusión era ver mi carita al nacer y sentirme en cada etapa en que crecí. Me arrullaste y alimentaste con amor, ¡qué felicidad ese tiempo! . . . me enseñaste mis primeros pasos, sonreías porque aprendí a caminar rápido puesto que yo era muy gordita y era cansado mantenerme mucho tiempo alzada, ese era uno de los muchos secretos que compartimos juntas.
    Recuerdo cuando ibas por mi hermana y por mi a la escuela, colgabas los bultos escolares nuestros en tu espalda para que nosotras no cargáramos ese peso cuando caminábamos a casa. Al llegar a ella, siempre nos hacías comida deliciosa, calientita, recién hechita y, aunque venías cansada de la caminada, sacabas fuerza para chinearnos con la comida y ayudarnos con las tareas. ¡Ahhhh! (suspiro), como extraño tu sonrisa, te gustaban los labiales carmín, los vestidos, los tacones altos . . . lucías tan hermosa . . .
    Crecimos Wendy y yo, nos volvimos mujeres de bien gracias a tu guía y tu amor. Cuando hablabas de nosotras con la gente, tu corazón saltaba de orgullo y tus ojos chispeaban de emoción cuando te felicitaban porque logramos ser profesionales y como las vecinas te decían: Tey que buenas muchachas tiene usted, buena crianza hizo con ellas . . . sonreías y agradecías con humildad. . .

    El día en que vi tu rostro cuando te diagnosticaron cáncer fue cuando conocí el dolor de frente y sin disfraces, en miles de pedazos se quebró mi corazón, el mundo se me vino encima y la incertidumbre me invadió con mucha desolación; sé que tú también lo sentiste de esa forma pero, aún así, sonreíste y me enseñaste a que Dios tenía un propósito y que, aunque el panorama sea oscuro, algo positivo se puede sacar de él con una buena actitud. Ofreciste cada punzada que te dieron por la quimio en ofrenda a las espinas que colocaron en la cabeza de Jesús, ¡qué sacrificio y qué fe!, mas esa lección no la olvido, eso te ayudó a ti a llevar la cruz de tan terrible enfermedad y a mi a aprender a ayudarte en lo que pude. Poco a poco, en cada paso del tratamiento, nos unimos más que antes y, aunque poco a poco vi tu vida apagarse, mi promesa de ser una contigo sigue presente. Cuando no podías mover tus piernas ofrecí ser las tuyas y, además, aprendí a tomar la mejor decisión de mi vida que fue dejar mi trabajo por cuidarte, cómo me hubiera arrepentido hoy de no dedicarte tiempo, de no haberte asistido como lo hiciste tú cuando yo era pequeña, de no amarte sin condición como tú siempre lo hiciste; gracias a Dios papi nos ayudó mucho y estuvo con nosotras todo el tiempo. En mi memoria todavía está el sonido de la silla de ruedas cuando yo la empujaba mientras caminábamos por los pasillos del San Juan de Dios cuando te acompañaba a cada una de tus citas, ¡pecadito! estabas agotada y yo insistiendo que teníamos que ir porque era por tu bien, hubiera deseado ahorrarte todo ese calvario. Siempre anhelé una buena noticia en esas citas mas nunca llegaron, solo recuerdo que me decías: no llore Kathyka, Dios tiene la última palabra y todo va a estar bien . . . de cierta forma tenías razón, mas aún no logro encontrar la paz que tu sientes en estos momentos y la tristeza me visita en algunos momentos cuando tu recuerdo viene a mi mente, sé que el tiempo dirá mas, perdón pero nunca he sido buena para mentir, vos mejor que nadie lo sabe.

    Gracias por dejarme entregarte a papá Dios el día en que te fuiste, en tu agonía supe que me escuchabas cuando volteaste tu rostro hacia mí en tus últimos suspiros; no fue fácil verte partir, más sé que él estuvo en ese momento ahí, él vino por ti, pude sentirlo al orar mientras te tomaba de la mano.

    Mita, de verdad que Dios me dio más de lo que merezco, tu compañía, tu amor, tu fuerza, tu valentía, tus enseñanzas hoy son un tesoro que guardo y que trato de poner en práctica siempre, desde que me enseñaste el valor de las personas más que el de las cosas. Gracias a la vida por conocerte y que te escogiera como mi madre. Te extraño mucho más de lo que imaginas. Sé que algún día, portándome muy bien (espero), tendré la posibilidad de verte de nuevo, abrazarte, escuchar tu voz una vez más, sentarnos, conversar y reír como cuando lo hacíamos en casa; seremos más felices de lo que fuimos aquí y, aunque no estés este día de la madre conmigo, mi deseo de que estés feliz en este día, tengo la certeza que lo eres allá en la eternidad.
    Gracias por todo lo que hiciste, sacrificaste, postergaste y diste, espero dar lo mejor de mi para que, cuando sea el día en que nos volvamos a encontrar, tener mucho qué contarte y mucho qué escuchar de ti. Te amo y será para siempre.

    Hasta que nos volvamos a encontrar.

    Kathy

  6. Mamita
    Hoy deberia ser un dia de esos como cualquiera pero dicen que es tu dia…yo que he visto como has luchado por nosotros 6, como te has tragado tus lagrimas, como has sacado fuerzas de tus entrañas para sacarnos adelante, que pospusiste tus sueños para que cumplieramos los nuestros, que cada navidad, cada cumpleaños, cada entrada a clases te vi hacer magia, con cada regalo o cosa que nos diste, yo mamita que te vi graduarte de bachillerato ya pasados los 50 años, que te vi forrar las paredes de tu cuarto en papel periodico estudiando en las madrugadas cuando decidiste que querias ser abogada , cuando recuerdo que solo me basta un mensaje y ahi estas con un consejo o ayuda….. cualquier cosa que necesite, se que tu dia no es solo hoy es cada uno en que pueda agradecerte por ser la mujer que soy por los sueños que me ayudaste a creer que se puden cumplir, por ser esa abuela que es el angel de la guarda de mis hijos, gracias mama…ahora se que tu dia no es el 15 de agosto! son todos los dias en que tenga conmigo…te amo ma

  7. Primero gracias a Dios por haberme dado el privilegio de tenerte como madre …no siento merecer una mujer como tú de mamá ….darìa lo que fuera por parecerme aunque sea un poquito a tí mi bella ..tu humildad ..tu amor por los demás tu ayuda desinteresada …tantas cualidades juntas en una sola persona …gracias por cuidar de mis hijos para que yo trabajara por tenerles paciencia …por enseñarlos a resar …por enseñarlos a ir a misa y por llevarlos tú …no fue facil perderte …todavia te lloro y te extraño todos los dias …desde el dia que volaste al cielo mi vida nunca mas volvió a ser la misma …me sentí tan sola y desamparada …mamita aún recuerdo tú último abrazo el día de mi cumpleaños tres dias antes de que Dios desidiera llevarte …el último día a tú lado cuidandote y devolviendote un poquito de todo eso que hisiste por mí …hoy ya no podré llevarte un regalo y comer de tú rica comida …hoy iré al cementerio a llevarte esas flores que tanto te gustaban …hoy ya no disfruto mas el dia de la madre xq siempre voy a extrañarte y mas aún en estas fechas …TE AMO INFINITAMENTE MAMÁ…

  8. Yo tuve el privilegio de tener una mamá abuela, quien al no tener hijas mujeres y al ser yo la mayor de sus nietas, me convertí en su niña consentida. Ella se preocupaba si me enfermaba, al llegar del colegio la comidita hecha a leña siempre caliente. Muchas Muchas veces lloro conmigo, cuando me casé, cuando nació mi hija mayor, cuando me portaron de cáncer de ovario, cuando perdí dos bebés, cuando..
    Mi bendición, ella siempre estuvo ahí, para mi, el dia que se me fue al lado de nuestro Rey Celestial yo estaba a su lado y aun siento su apretón de manos cuando le dije: «mama, mama, dile a Jesús que yo quiero un bebe». De eso, que parece fue ayer, el próximo 2 de octubre hará 19 años y recién el 31 de julio, mi regalo del cielo, mi hija Karina cumplió sus 18 años.
    Así es como mama, sin tilde, siempre ha estado a mi lado, conmigo en las buenas y en las malas. Mi madre biológica si, aun está con nosotros, la quiero, si claro. Pero mi madre del corazón, mi alcahuela, con la que dormí por 12 años, cuando me sacaron del rincón, porque ya mi abuelo no trabajaría más de noche, a esa mamita la extraño con todo mi ser y añoro el día en que la vuelva a ver, aunque con sólo pensar en ella la siento cerquita, nunca me ha abandonado.
    Te amo mi viejita linda, te extrañó mi amor incondicional, mi mama, sin tilde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.