Padre Juan Jaime: «Bajé de peso porque quería seguir vivo»

Es sacerdote y no sé por qué uno supone que a la pregunta de si es feliz va a responder muy rápido que sí, que Dios está en su corazón, que todo lo tiene y que sí es feliz.  Pero a sus 53 años el Sacerdote colombiano  Juan Jaime  Escobar es dueño de unos ojos maravillosamente sinceros y tiene una virtud que transpira sin que haya “desodorante” capaz de evitarlo:  es genuino y esto lo obliga a no responder a la ligera sólo por cumplir.

La conversación es fluida y su condición de sacerdote no le impide decir “pinches necesidades” cuando habla de aquellos que sólo piensan en sí mismos ni tampoco tiene problemas de ego al contar que siente pena de que alguien hiciera una página en Facebook que se llama “Seguidores del Padre Juan Jaime.”  “Qué vergüenza!  Sólo una vez entré y cuando empecé a leer tantos mensajes me angustié tanto y me dio tanta vergüenza que nunca más volví a entrar”, confiesa tomándose una taza de café de Costa Rica, que adora saborear.

La entrevista se desarrolla entre un café y un cuestionario que terminó siendo una guía inútil a la conversación más sabrosa de lo planeado.  Y aquí se las comparto:

Inicio con una pregunta muy femenina, cómo bajó de peso? (El sacerdote bajó 85 kilos hace 8 años)

(Se ríe) Yo estaba muy grande, muy gordito. Fui niño gordito, adolescente gordo y llegué a tener obesidad mórbida. A los 45 años había peligro del corazón, la presión arterial, indicadores muy negativos. Ya no servía la dieta de la luna ni la de la papaya ni ninguna. Los médicos me recomendaron que había que afrontar la situación y en 2005 me hice la cirujía bariátrica.  No es un procedimiento estético, simplemente no es decente ser irresponsable con tu salud.  Me interesaba estar vivo.   

Hay gente que luego se hace una cirujia estética

Para recogerse los rollitos…

Sí, pero yo no me recojo nada ni me recojeré nada!!

Padre, hay mucho sacerdote que plantea que el alma es lo trascendental, el cuerpo es temporal.  ¿Por qué en su caso, usted sí se interesó por el estuche?

No se que digan esos sacerdotes. El planteamiento es dualista.  El dualismo es extraño. Plantear que el ser humano es cuerpo y alma donde el cuerpo es lo material y el alma es lo noble y lo corrupto es el cuerpo y lo trascendental es el alma, es muy extraño.

La visión cristiana del hombre es integradora. El cuerpo vive en el alma y el alma en el cuerpo. No se vale trabajar en el alma sacrificando el cuerpo y no se vale lo que tanto parecieran decir ahora de trabajar el cuerpo a costa del alma. Eso es engañoso.

San Pablo dice que el ser humano es psique alma; soma, cuerpo: sarx, carne; kardia, corazón; nous, entendimiento o mente. Somos integrales.

¿Es usted feliz?

(Se toma unos segundos para responder)

Pues si… ¿Por qué te digo eso? Porque la categoría felicidad es poco significativa para mi.  Normalmente la gente identifica felicidad con estar contento. La contentura no es importante.

Recientemente pase 4 años en México como rector de una universidad.  Mucha gente me preguntaba si estaba contento en México. México es maravilloso, además evidentemente la univerisdad proveía una serie de oportunidades interesantes, pero en la vida de un sacerdote estar contento o no es irrelevante.

La contentura no es parámetro en mi vida. Uno no trabaja en lo que trabajo solo por estar contento, sino porque vale la pena lo que hacés.   Qué tal que hiciéramos las cosas solo cuando estamos felices.   Hay días de días.  A veces uno está tristongo, otras alegre, a veces uno tiene dificultades con las personas o las personas con uno…

Ahora, la convicción del valor de la vida y de ser intensay profundamente amado por Dios, esa sí y ahi entonces soy feliz…

¿Lo tiene todo? Y si no lo tiene todo, qué le falta?

Yo no tengo todo. No tengo pelo, no tengo novia, no tengo querida, no tengo hijos. ¿Que me falta? Nada.

A mis 53 años hay una cosa que se me ha agudizado y es que tengo muy pocos deseos.Había otra época en que quería viajar, conocer lugares. He viajado mucho como sacerdote, casi nunca por placer. Los paseos han sido viajes para trabajar:  Roma, París, los castillos de la Cuenca del Loira, España, casi todos los países latinos, pero si en este momento me dices donde quiere ir? , yo te digo a casa. A qué lugar le gustaría ir?  A casa, viendo una rica película, oyendo buena música…

¿Qué me falta?  Conmigo es frustrante ir a un centro comercial, no me atrae absolutamente nada…con codrilo, sin cocodrilo, ver algo que hace alguien que se llama Tommy Hillfiger, relojes, nada me atrae. Paso por las tiendas libres de impuestos y me detengo a mirar, solo eso.

Sale barato para invitarlo a salir?

(Se ríe) Sí, soy barato…

Padre, a sus 53 años, está absolutamente seguro que no necesita y en su vida nunca ha necesitado una mujer a su lado, una pareja?

Ojo con las palabras.  “Necesitar de una mujer”.  Es interesante plantearse “¿Estoy con una mujer porque la necesito o porque la amo?».   Digamos que me enamoro de ti.  Si yo me encamoro de ti es porque te necesito o porque te amo. ¿Qué es una esposa? La cosa que se usa para satisfacer las necesidad de un hombre. Querés una esposa porque él necesita tener alguien que lo atienda.  ¿Quieres una esposa porque él necesita tener hijos.   ¿Y donde quedó la ofrenda, el amar gratis, el amor por amar, por la posibilidad de dejar de pensar en mis pinches necesidades, y pensar en halagar, dulcificar la vida de otra persona?

La vida de un sacerdote consagrado es pensar en los demás. Cuando pensamos en las propias necesidades nos enredamos, aparece la señora, la jovencita, la monaguilla, el jovencito y siempre el argumento son las necesidades.

Cuando uno piensa que la vida es donación, no tengo una necesidad.  Entonces,  a los 53 años, le hace falta la señora?  (se ríe)  Esto va a sonar poco humilde pero creo que yo habría sido un gran esposo sobre todo porque soy un convencido del valor de la irremplazabilidad de lo femenino. Quizá porque no tuve hermanos y tuve hermanas y nos adoramos y lo más bello q hay es la mujer.

Es algo que no extraño. No me imagino viviendo de otra manera que con la castidad. En años o en décadas talvez la iglesia cambie su posición sobre la castidad. Pero los sacerdotes casados deberán ser coherentes, la tendrán bien difícil. El matrimonio no es más fácil que el celibato. Me parece una falta de respeto hacia el matrimonio decir que es más fácil que el celibato.  Estoy convencido de que los sacerdotes que son pedófilos no lo son por ser célibes sino por ser pervertidos.

Padre, ¿quisiera llegar a anciano?

No sé…lo que quiero que es algo muy humano es ojalá irme sin estorbar, sin hacerle la vida muy difícil a la gente, poderme valer por mí mismo. Pero de todas maneras yo no escribo las últimas paginas de mi historia. Dios escribe lo que quiera.

 

8 comentarios en “Padre Juan Jaime: «Bajé de peso porque quería seguir vivo»

  1. Buenas Tardes Lizeth
    Excelente entrevista, quisiera contactarme con el Padre, pero me ha sido difícil. Usted podría facilitarme un numero o dirección de contacto?
    Cordial saludo,

  2. Excelente entrevista, el padre Juan Jaime, siempre han humano ,,tan cercano a la gente , un instrumento de Dios valiosisimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.