A Deyanira Zúñiga la ilusionaban muchas cosas:  Ver a su hijo mayor crecer, celebrar sus 36 años con su tesis de licenciada en Administración, seguir trabajando, pero la que se le desbordaba, como plan de vida era sin duda, tener otro hijo.  Y en efecto, la vida le dio la noticia: en agosto de 2003 una prueba de sangre confirma que estaba embarazada. Sin embargo,  esa misma prueba de sangre llevó al médico hasta un diagnóstico que colocaba a la madre en el escenario más dramático:  tenía cáncer de mama.

La vida y la muerte conviviendo juntas como posibilidad, provocaron una conversación inolvidable entre Deyanira y el médico:  “Me propuso que abortara para someterme a la quimioterapia. Me dijo que si yo no me ponía la quimio, el cáncer se podría extender. Era o mi vida o la del bebé”, recuerda. “Yo me peleé con Dios. Por un lado, me hacía realidad el sueño de mi segundo hijo; pero por otro, mi vida pendía de un hilo. No le deseo a nadie todo lo que sentí y lloré”.   Deyanira tomó la decisión de continuar con el embarazo e hizo un trato con el doctor:  “El me dijo que sacarían al bebé a los 7 meses de gestación porque si no, se extendería la enfermedad”.  Esperando la llegada de esos 7 meses, los doctores removieron en su totalidad el seno donde estaba instalado el cáncer.

Al cumplirse el plazo para que naciera el bebé, se produjo la cesárea. “Casi muero. Estaba muy débil.  José Pablo nació perfecto. El doctor me dijo que si el bebé no tomaba leche del único seno que me quedaba, habia que dejarlo internado en el Hospital. Puse a Jose en mi pecho e inmediatamente se pegó a la mama, como si supiera y como si quisiera quedarse ahí, conmigo. Es algo que jamás voy a olvidar”, dice con la voz quebrada y los ojos llorosos.

Deyanira se sometió a la quimioterapia luego.  Y no sólo sobrevivió al cáncer y tuvo su hijo sino que aún llendo a sesiones de quimio, hizo su tesis de licenciatura. Con semejante testimonio, es la líder en Costa Rica del grupo que ayuda a mujeres con cáncer METAMORFOSIS.  “Yo entiendo que el propósito de Dios en mi vida, se va cumpliendo. Hoy soy más fuerte y quiero transmitir eso donde quiera que Dios me envíe”, señala.

 

Acerca del Autor

Soy periodista desde que tengo uso de razón. Siempre me gustó preguntar por todo y escuchar respuestas, incluido el silencio como la mejor en algunos casos.

Comments are closed.