Alacena enferma o sana, ¿cuál está en tu casa?

¿Cómo se ve tu alacena?

Si tiene alimentos que al empezar a comerlos no podés parar de consumirlos o algunos que son una tentación constante, debés hacer un cambio en las compras del supermercado.

Entonces, ¿cuáles alimentos deberíamos considerar en la lista del supermercado?

Productos que igualmente le faciliten la preparación de alimentos pero  que le aporten nutrientes y no sólo calorías.

Ejemplos:

  • Semillas: maní, almendras, marañón, nueces, chía, linaza. Son una buena opción de merienda o para agregar a las mismas. Nos aportan calcio, proteínas de origen vegetal, grasas saludables, omega-3, así como magnesio, zinc, cobre, vitaminas y fibra, por lo que ayudan a disminuir los niveles de colesterol alto, a la formación de huesos, son indispensables en casos de estreñimiento.
  • Frijoles, garbanzos, lentejas: deberían estar a diario en nuestros platos. Son fuente de carbohidratos complejos, fibra, proteínas de origen vegetal, hierro, calcio, magnesio, potasio, fósforo. Son muy versátiles y de precio accesible. Hay que atreverse a utilizarlos en diferentes preparaciones como ensaladas frías, hummus, ensaladas verdes, pasar más allá del platillo tradicional garbanzos o  lentejas con pollo.
  • Avena integral: es una mejor opción de desayuno, se puede preparar con canela, chía y frutas (banano, fresas, manzana) en lugar de cereales cargados de azúcar. Contiene fibra por lo que facilita el tránsito intestinal y evita el estreñimiento, posee carbohidratos de absorción lenta, lo que brinda un efecto de saciedad más prolongado y un mayor control de los niveles de azúcar en la sangre, además contiene vitaminas del complejo B, las cuales están involucradas en el correcto funcionamiento del sistema a nervioso central.
  • Aceite de oliva y de canola: evitar la manteca y aceites hidrogenados, en su lugar preferir el aceite de oliva, ya que es uno de los aceites que aporta más beneficios a nuestra salud, para aprovechar sus ventajas debemos consumirlo en forma cruda ya que posee un punto de cocción bastante bajo y se oxida con facilidad, lo ideal es utilizarlo en ensaladas o cocción a fuego bajo. Aporta sus beneficios al consumirlo y al aplicarlo en nuestro cuerpo, como en piel, labios y cabello, ya que es un hidratante natural. Para cocción a temperaturas más elevadas, para saltear u hornear, optar por el aceite de canola ya que es libre de grasas trans.
  • Quinoa: es un grano pero contiene los nueve aminoácidos esenciales necesarios para crear una proteína completa (como la de la carne), por lo que es una buena opción para los niños que están en la etapa donde no les gusta mucho la carne, pero la necesitan ya que se encuentran en crecimiento. Es sabrosa y muy versátil, ya que se puede comer mezclado con vegetales, para agregar a una ensalada de frutas, con avena, en tortas o en wraps.

En la alacena es fundamental acomodar los productos por fecha de vencimiento  de forma PEPS, primero en entrar primero en salir, es decir gastar primero es más viejo, así evitamos pérdidas de productos y de dinero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.