4 historias, 4 años del Estadio Nacional (Parte 1)

En el 2010, una de las ventanas del Hospital México le iba contando a don Rafael Mora Herrera los adelantos del Estadio Nacional.  Una obra donde caben 35.175 espectadores se levantaba ante los ojos de este paciente que venía de Coronado y ocupaba urgentemente una operación a corazón abierto, para acabar con un aneurisma de aorta abdominal.

“Papi nos iba dando los reportes, nos decía va quedando bien lindo el Estadio, ya pusieron esto, ya pusieron lo otro…”, así que a muchos metros de distancia, los trabajadores chinos ignoraban que un par de ojos los veían con tanta admiración.

Don Rafael fue operado el 12 de julio  de 2010 y tras 8 horas y 3 bypass, los médicos le avisan a la familia que la intervención fue exitosa.  “Así que dijimos que teníamos que llevar a Papi a la inauguración. Yo trabajo en el BCR y el banco vendía entradas, así que las compré muy fácil»

Tatina recuerda como dato curioso: «Nos costaron 15.600 cada una”  Entre los espectadores de aquella inauguración habían 4 ticos que celebraban la vida.  Don Rafael estuvo presente acompañado de sus hijos Tatiana y Greivin, su nieta María Fernanda.

Don Rafael vio toda la inauguración sentado en una de los asientos del sector sur del Estadio.  “Fue lindísimo estar en la inauguración, porque como yo de lejos vi como levantaban esta obra, fue bien bonito estar presentes ahí», dice con orgullo don Rafael.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.