Escuela unidocente de PZ: «Salimos adelante, sin virtualidad»

Yenny Bonilla, directora y maestra en la Escuela Aguas Buenas de Platanares en Pérez Zeledón

Hay computadora, pero no hay internet.  Y en otros lugares hay internet, pero no computadora.

Esta es la realidad de algunos estudiantes que han salido adelante con enormes costos en este 2020.

El COVID-19 y el rostro de la desigualdad.

Las clases virtuales a las que muchos maestros y estudiantes han debido adaptarse, son una realidad muy lejana para quienes no cuentan con las herramientas necesarias, y es ahí, donde la tarea ha sido posible con una dosis extra de creatividad y perseverancia, como es el caso de las Escuelas unidocentes de nuestro país (con una sola maestra o maestro y varios alumnos de distintas edades).

En lizethcastro.tv conversamos con Yenny Bonilla, directora y maestra en la Escuela Aguas Buenas de Platanares en Pérez Zeledón.

Un centro educativo con una comunidad estudiantil de nueve niños, que, si bien poseen una computadora facilitada por la Fundación Omar Dengo, no cuentan con internet en casa.

«Trabajamos con las uñas»

Ella nos explica, cómo, sin contar con los recursos, sus estudiantes han dicho sí a la educación: “Trabajamos con las uñas. Elaboramos las guías educativas bien detalladas, las imprimimos y las entregamos una vez al mes, el día en que también se entrega la comida que brinda el Ministerio de Educación Pública (MEP). Les envío mensajes, videos y atiendo dudas por WhatsApp o llamada. Si tienen saldo me escriben, si no yo les llamo. Voy a la escuela cada 15 días, los papás me llevan las guías, les anoto correcciones bien explicadas y ellos las llevan a sus niños. No podemos tener clases virtuales”.

Los padres de familia son pieza clave

Esta maestra de 53 años de edad con 22 de trayectoria y quien ha trabajado la mayoría del tiempo en Escuelas unidocentes, es firme al recalcar que los niños del centro educativo que representa, han sido perseverantes y lo han hecho muy bien.

Agrega que los papás han sido fundamentales en este proceso, incluso cuenta una mamá que no sabe leer ni escribir e igualmente ha sostenido la mano de su hijo para que concluya el atípico curso lectivo.

Doña Yenny continúa: “Me encanta ser maestra unidocente, son niños muy cercanos, juguetones y hablantines como todos, pero muy dulces y sobre todo muy buenos estudiantes. Muchas veces se subestima, pero yo tengo niños que han estado presentes en Olimpiadas de Matemáticas y otros programas del MEP. En este tiempo de pandemia, con una brecha de desigualdad bastante marcada, se han esforzado más y lo más gratificante, es revisar guías que muestran el resultado y gran trabajo”.

“Niña Yenny”, como le llaman sus estudiantes, forma parte de un grupo de Escuelas Unidocentes, en donde varios maestros se apoyan para sacar adelante su población estudiantil. La Escuela Aguas Buenas de Platanares en Pérez Zeledón, cuenta con cinco colaboradores: su directora y maestra, la niña de apoyo, la cocinera, el conserje y el guarda.

Todos, parte de un equipo de trabajo que ha redoblado esfuerzos para que sus niños puedan concluir el Curso Lectivo 2020 con éxito, en medio de una pandemia que ha mostrado que, no todos tienen acceso a la virtualidad.

A finales de julio anterior, el Ministerio de Educación Pública (MEP) detectó 324.616 estudiantes sin acceso a internet, es decir, más de una tercera parte del total de matriculados, que asciende a poco más de un millón de alumnos. Se identificó que un tercio de los afectados tiene dispositivos, pero no cuenta con el servicio de internet y el resto, carece de ambos: ni equipos ni internet.

Periodista: Wendy Arias

 

2 comentarios en “Escuela unidocente de PZ: «Salimos adelante, sin virtualidad»

  1. Que linda la niña la felicito como colega se lo duro que nos ha tocado y mas aun al maestro unidocente en mi caso son 30 niños y niñas en una comunidad de pescadores. Niños de familias de muy bajos recursos económicos sin Internet ni computadora. Las guias al igual que la niña jenny van mes a mes junto con el paquete de comida que todos esperan. Se ha demostrado la gran brecha que existe entre la educación según los lugares rurales y urbanos. La sobre carga laboral del docente que se tiene que encargar de todo el maestro unidocente trabaja mucho en mi caso tengo que atender los 6 niveles de primaria y llevar lo administrativo debemos de ir y venir trabajar en casa con la papelería y realizar distintas gestiones para sacar a bante la tarea que no es solo la entrega de comida y guía es un todo la logística y todo lo que hay detras de todo. Un docente cansado que apesar de sus factores de riezgo tiene que hacerlo para que se pueda culminar con éxito el curso lectivo 2020

    1. Que gran trabajo tenemos los docentes desde cualquier latitud, las motiva, las alabo para seguir adelante y perseverar, se que muchos de estos niños y sus comunidades solo las tienen a ustedes, no desfallezcan por favor. Son un gran ejemplo, el mejor para ellos y sus familares. Una abrazo y todas las bendiciones del mundo para ustedes y sus familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.