Miguel Gatica, el hombre con el corazón nuevo

Miguel Gatica nos habla de cómo cambió hábitos para poder seguir viviendo.

A pesar de ser muy joven, podríamos decir que Miguel se hizo a sí mismo un trasplante, no de corazón sino de pensamientos y hábitos, que lo tienen hoy vivo, contando cómo los desórdenes estaban acabando con su vida.

Imaginémonos que un monstruo visita cada día nuestro cuerpo y se lo va comiendo a pedazos. Eso estaba pasando con Miguel quien en la década de sus veinte años convirtió en mejores amigos a los peores que encontró:  el licor, el cigarro, las comidas rápidas y no dormir.

Ese combo se lo tomaba a diario. “Yo estaba tirando mi vida por el retrete”, nos dice hoy.

Esta conversación con Miguel Gatica, es la conversación con un tico que celebraba todo con licor, que se sentaba a comer para llenar vacíos y que hoy camina todos los días, tiene hábitos simples, llenos de vida, que nos abren los ojos a quienes no los tenemos.

Un comentario en “Miguel Gatica, el hombre con el corazón nuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.