Los pisos que limpió hoy los recorre como médico

William Cabezas sabe utilizar sus manos para limpiar pisos durante horas y para operar a un paciente. Su pasado está lleno de carencias que lo único que lograban era alimentar su sueño de ser doctor.

La palabra TRABAJO para William es bendición: sabe lo que es trabajar en construcción, hacer mandados, archivar documentos, ser misceláneo, y cualquiera de estos oficios los menciona con orgullo. “Algunos pacientes me dicen “Doctor vengo mal de la espalda, es que usted no sabe lo duro que es mi trabajo en construcción”; y yo les digo “Claro que lo sé, creáme que sí”.

Criado en la zona lechera de Coronado, tras horarios de cansancio extenuante, el jovencillo logró trabajar en el día en el Instituto Nacional de Seguros y sacar el colegio en la noche; luego matricularía su sueño en la universidad, el de ser médico. Con miles costos y un presupuesto sumamente alcanzado, logró graduarse y el recuerdo de esa fecha aún le arranca lágrimas: “Es un premio y volvería a hacer lo mismo que hice, aunque fue demasiado duro”.

Hoy, el Dr. Cabezas trabaja como médico en la misma institución que a sus 17 años le dio trabajo como misceláneo. Esta es su historia.

Un comentario en “Los pisos que limpió hoy los recorre como médico

  1. Me encantan estas historias de superación y éxito, creo que algunas personas tienen la vida tan fácil que no valoran en realidad lo que tienen, lo felicito por ese gran esfuerzo que hoy tiene su recompensa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *