Jonathan, la voz de la Tormenta Nate en dibujos

Jonathan Zeledon dibuja la tragedia ocurrida tras la Tormenta Nate

Ni el cuarto, ni la mesa, ni la lámpara, ni el papel… No queda nada del lugar sagrado donde Jonathan dibujaba; qué va de dibujar, este joven de 22 años vuelca el alma en cada trazo. Sin embargo, las manos de la Tormenta Nate, llenaron todo de lodo.

 “En un bolsillo echamos alguna ropa y yo eché algunos lápices, pero no había tiempo de nada más”, recuerda con voz nostálgica.  Vive con su mamá Petronila Duarte en Cañas, Guanacaste.  “La casa está más altita que las otras casas,  entonces creímos que talvez podíamos quedarnos. Teníamos miedo de que nos robaran.  Pero en eso todo era agua y agua y agua; viera qué terrible, no paraba el agua…Tuvimos que irnos

Dibujos de la tragedia

La Escuela de Cañas es ahora su techo, pero no hay hogar. Convivir con 170 personas más es difícil.

Si antes Jonathan reservaba la noche para dibujar, ahora no lo puede hacer. “En este albergue hay reglas y uno las tiene que respetar. Después de las 10 de la noche todo el mundo debe dormir. No hay luces encendidas después de esa hora”, me comenta.

Escuchándolo pienso que primero él rescató algunos lápices pero hoy ellos lo rescatan a él. Estas son algunos de sus dibujos.

Jonathan pudo rescatar algunos lápices y dibujar desde su colchoneta
Jonathan pudo rescatar algunos lápices y dibujar desde su colchoneta

La colchoneta en la que duerme le sirve para recostarse y sus piernas son el escritorio. Le han regalado algunas hojas blancas y ahí el artista se vuelve a engrandecer, porque hay cosas que nos pertenecen y nadie las puede enlodar ni robar.

Jonathan vive junto con unas 170 personas en albergue de Cañas, tras Nate
Jonathan vive junto con unas 170 personas en albergue de Cañas, tras Nate

 “Al volver a tomar un lápiz con mi mano y sentarme donde estoy, me concentro y no hago más que pensar en todo lo ocurrido. Pienso que de esa manera puedo sacar de mi mente todo lo duro, lo que jamás había vivido”, señala. 

Jonathan vive por el momento en el albergue de Cañas, Guanacaste
Jonathan vive por el momento en el albergue de Cañas, Guanacaste

Jonathan no olvida las escenas de familias “atrapadas“ subidas en los techos, con ojos de angustia.  “Incluso al frente de esta escuela que se convirtió en albergue, había gente que no podía cruzar, subida en los techos…Uy no, eso fue demasiado difícil”, dice.

La que la tormenta Nate no se llevó

Desde joven, Jonathan trabajó para aportar a su casa –era empleado de una fábrica exportadora de pescado- y por eso ahora a sus 22 años asiste al colegio nocturno y está terminando su noveno año.  Vive de lo que gana vendiendo retratos.  “El arte es lo que amo hacer”, dice sonriendo.

Jonathan sueña con poder compartir sus dibujos en una galería, en algún momento de su vida
Jonathan sueña con poder compartir sus dibujos en una galería, en algún momento de su vida

El sabe que esto es temporal, las alas de sus sueños siguen planeando ahora un nuevo vuelo: “Yo ahora más que nunca quiero comenzar otra vez, no importa empezar de cero, pero con más impulso.  Jamás pierdo la esperanza.   Sueño con ver mis dibujos en una galería y que mi firma sea reconocida.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *