Compartir un diario, regalos para sorprender

El regalo para alguien que siempre tiene amor para los que más la necesitan

Este regalo tiene un gran valor que no se ve pero es valiosísimo:  la gratitud.

Doña Sandra, sobreviviente de cáncer de mama, es madre de tres hijos; de dos de ellos es mamá del corazón desde que su madre murió.  Ha cuidado a las personas más enfermas de su familia y se hizo cargo de sus dos hermanos especiales. ¿Es millonaria? En amor sí, en dinero no, pero es tan sólo un detalle.

La encontramos sin que nos buscara, porque la vida tiene su forma de premiar los corazones bondadosos. Estaba en su casa en El Carmen de Guadalupe junto con uno de sus hijos y Miriam su hermana especial que ante las lágrimas de doña Sandra sólo acataba a pedirle que no llorara.

Doña Sandra ayuda con los oficios en la casa de su prima Marlen.  Fue esta prima quien la nominó para que llegáramos con un regalo que la sorprendiera, una forma de decir Feliz Navidad.  Y nosotros sin saber que cuando doña Sandra terminó de hacer el pasito navideño hizo una oración en silencio: “Dame comidita Señor”.

Te compartimos el video de esta sorpresa que nos llenó el alma.

Te recomiendo de Archivo: El mejor regalo de mi vida, Marianela Cordero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *