Camilo Sesto, el paso del tiempo no perdona

Camilo Sesto está visiblemente cansado

Camilo Sesto, escritor y cantante, vivió momentos de gloria donde los escenarios empezaron a ser su hábitat natural desde 1965.  Conquistador de mujeres por su belleza física en los setentas y ochentas, inspirador de múltiples actos de amor con sus canciones -las cuales grabó en español, inglés, catalán, italiano y portugués-, Camilo Blanes ha sobrevivido a muchos episodios de su vida, entre ellos un trasplante de hígado. 

Emocionado, un periodista chileno le hace la entrevista que aquí compartimos.  Visiblemente débil, a sus 71 años se le ve físicamente agotado;  el gran Camilo arrastra palabras y trata de dar lo mejor en esos breves minutos en que sigue siendo un caballero pero a diferencia del Camilo de antes, hoy tiene menos verbo. Cómo esconder el paso del tiempo? Es imposible.

Navegando me encontré esta entrevista realizada en mayo de este año en Chile, país al que le llama su “segunda casa”. En esta conversación el artista explica el gran valor de los dos anillos que luce en su mano; y cuenta cuál es la canción preferida que él mismo le compuso al mundo. 

Te recomiendo de Archivo: José José lucha por su vida

Un comentario en “Camilo Sesto, el paso del tiempo no perdona

  1. El no querer aceptar nuestra vejez con sus arrugas incluidas, es como negar nuestra propia existencia, lástima que ésta figura de la música romántica no ha querido permitir que la longevidad le llegue como nos viene a todos.

    Creo fielmente que tanto el hombre como la mujer, debemos ser vanidosos y cuidadosos con nuestra parte fisica, pero, sin entrar en los excesos como cayo Camilo Sexto, que con esa cirugía plástica lo hacen parecer un maniqui de cera, me causa incomodez observar la entrevista, porque da la sensación que si se rie, se desprende la masilla de su rostro y aún más, le cuesta expresarse, siento como que el que está hablando, es un robot y no un ser humano.

    Aclaro, soy un admirador y seguidor de su música pero, que lo cortes no me quite lo valiente.
    – Felipe Hernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *