Pianista sin brazos da cátedra sobre la superación

La pianista rumana se ha ganado la admiración de todos

Solo hay una manera de entender por qué esta joven pianista  rumana ha salido adelante:  porque tiene una voluntad de hierro.  

Lorelei Mosnegutu nació sin manos, fue abandonada y tuvo la determinación de ir a un concurso de talentos, televisado, visto por millones; lo hizo despojada de complejos, armada con el orgullo de ser quien es. George Lorimar decía: “Usted tiene que levantarse cada día con decisión si quiere irse a la cama con satisfacción”.  Y cuando ella pone su cabeza en la almohada, cada noche, se siente satisfecha.

No tiene brazos. Es pianista  Ha decidido que todos los NO que le han dicho en la vida, van directo a la basura.  Somos lo que pensamos y ella es lo que piensa:  una ganadora. “Ningún factor es más importante en el desarrollo psicológico y la motivación de las personas que los juicios de valores que hacen sobre ellos mismos”, decía Nathaniel Branden. Esta jovencita le da la razón a este pensador.

Lorelei Mosnegutu, quien se presentó en la versión rumana de America´s got talent, tocó el piano con sus pies mientras interpretó el tema A Million Stars de Luminita Anghel.

Se sabe que fue abandonada por su madre biológica al nacer y adoptada por una trabajadora social. No habló hasta que tuvo tres años y tampoco aprendió a caminar hasta los cuatro años. Ha desafiado todos los pronósticos sobre su felicidad, de la que muchos, al verla, dudaban.  Ella ha demostrado que la capacidad de ser feliz se lleva en el alma.

Navegando me encontré este ejemplo de valentía, porque hay que ser valiente para ser caso omiso de las burlas para pasar a dar cátedra de superación, sin pronunciar una sola palabra, y presentarse ante los demás como una pianista y mujer orgullosa de ser quien es.  Te lo comparto.

Te recomiendo de Archivo: Ismael Cala y el intento de suicidio de su papá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *