“Ningún trabajo me gusta”

Hola Lizeth, quisiera comentarle mi situación  tengo 30 años, soy bachiller universitaria en contabilidad vivo con mis padres adultos mayores y una hija pequeñita mía.  Hace 10 años trabajaba para una empresa grande, para mí la mejor de todas. Hace 3 meses me despidieron y me ha costado mucho encontrar trabajo, esto porque siento feo ir a cualquier empresa y quisiera que todas fueran como esa. Mi situación tan deprimente me ha llevado a dejar botadas varias empresas porque ninguna se me parece a esta. No tengo una buena situación económica y necesito del trabajo. Pero de verdad siento depresión y ningún trabajo me convence porque vivo comparándolo con el que ya no tengo. ¿Qué hago?

El Dr. Rafael Ramos, Director del CEDHI, aconseja a esta amiga que nos escribió al correo de nuestra revista lcastro@lizethcastro.tv:

  1. Comprendo lo difícil que es aceptar un proceso de pérdida, sobre todo cuando usted dice que amaba su trabajo anterior, pero en la vida hay que ser profundamente realista. Ese proceso se cerró hace muchos años y hay que aceptar que tiene que mirar hacia adelante.
  2. Ahora la descripción que usted hace es compatible con un posible proceso depresivo, que debe ser valorado y diagnosticado para poder definir un tratamiento psicoterapéutico, o fármaco terapéutico o ambos. Es realmente importante  buscar ayuda como un paso fundamental en su recuperación de lo contrario va a seguir en un circulo de sufrimiento que la va a mantener estancada en un duelo que no se cierra.
  3. Es difícil a veces aceptar los hechos de la vida, pero quizá el error no esté en los nuevos trabajos, sino en su posición de seguir buscando su trabajo anterior en los nuevos trabajos. Este proceso de resistencia genera apatía, desmotivación, desilusión y de seguir así lo único que va a lograr es ver el lado complicado de la vida. Quizá ha tenido muy buenas oportunidades pero por mantener este duelo abierto usted no lo ha podido ver.
  4. Las cosas no se resuelven de forma mágica, cuando algo nos mete en ciclos repetitivos de dolor, sin sentido, no es justo para nadie, sobre todo para usted seguir así. De verdad no lo piense más, busque ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *