“Empiezo el año sin trabajo ni novio”

Lizeth, le escribo porque me siento fatal, no tengo trabajo, mi relación de pareja se terminó, le hice mucho daño creyendo que él siempre iba estar ahí, jugué con sus sentimientos, le mentí muchas veces, él me perdonó siempre, yo creí que él siempre iba estar ahí, pero no fue así. Al final se fue, la culpable soy yo, me siento muy mal conmigo mismo y no sé qué hacer para sentirme bien.

El Dr. Rafael Ramos, Director del CEDHI, aconseja:

  1. Empezar el año para vos, para cada uno de nosotros es un proceso que puede implicar la gran oportunidad de hacer una buena revisión emocional con respecto a la forma en la que llevamos la vida.
  2. El tema del empleo pronto se va a resolver, creo que de sus temas es el más sencillo. Revise sus virtudes, monte su curriculum, empiece a aplicar, organice una buena búsqueda de empleo y manos a la obra.
  3. En lo que tiene que ver con su relación, creo que usted a partir de lo que hizo tiene una gran lección de vida: no se juega con los sentimientos de otro ser humano, nadie es indispensable en la historia de otro ser humano. Si usted reconoce que abusó de la comprensión y el perdón de su expareja, tome la lección, aprenda a respetar el lugar que otra persona le da en su vida, o mejor piense bien, si está lista o no para desarrollar un proceso de pareja.
  4. Esto no es para sentirse culpable o miserable o mirar hacia atrás con sentimientos de frustración. Usted misma tiene la respuesta: modifique esas conductas de inestabilidad emocional, madure. Si no sabe cómo hacerlo busque ayuda, y entre en una relación cuando tenga claro qué quiere y deje de sentirse mal consigo misma, aprenda, cambie y avance.
  5. Si su pareja ya tomó otro rumbo, respete el rumbo de él.  No permita que la culpa sea su consejera. Levanta alas, empiece a volar porque la sabiduría emocional inicia cuando se reconoce que uno es el responsable de aquello que le ha sucedido.
  6. Si usted inicia el año con una actitud consciente, prudente, es probable que este sea uno de los mejores años de su vida. Si esta tristeza se hace profunda, busque ayuda profesional,  no permita que esto se transforme en una depresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *