Perdón, ya no pediré permiso…ni perdón

Ya no más perdón ni permiso

Ya no más permiso para sentir,

ni para latir con los mil caballos de fuerza que tiene mi corazón,

ni perdón por estremecerme,

ni perdón por conquistar no mares, aceras, seguro pequeñas, pero conquistas al fin.

Ya no más perdón ni permiso para hablar como lo hago

y reírme como me río.

Ya no más minutos prestados al gozo para pagarlos después con lágrimas.

Ya no más quejas, sólo agradecimiento

y si alguna queja se quedara en mi garganta la tiraría al viento

advirtiéndole que no vuelva porque no quiero ya más sentir apretado el pecho.

Ya no más indigencia emocional,

que merezco el palacio de mi propia vida donde mis sueños son importantes y no cuelgan de cortinas roídas que tapen ventanas.

Ya no más garantías de nada porque sé que la vida es sorpresa

y tengo que prepararme, no para decir “con permiso” sino para hacer las cosas,

para equivocarme y tomar una copa de vino con mi propia reconciliación,

que mi barro no es perfecto aunque manos perfectas lo fabricaron,

que la piedra con la que le tiro a la luna es a veces grande y a veces pequeña pero es mía,

que todo es posible, que todo cantado suena mejor pero con mi propia voz,

que aunque tengo y no tengo, me sobra para ser feliz,

que ya ayer se hizo mi amigo y a hoy lo estoy conociendo y me cae bien porque dice

que futuro me abrazará si desde ya yo lo bendigo.

Ya no más perdón ni permiso, la vida está aquí conmigo.

Te recomiendo de Archivo: El buen negocio de perdonar

4 comentarios en “Perdón, ya no pediré permiso…ni perdón

  1. Un himno a la autoafirmación! Lisset me identifico plenamente. Es una gran apuesta… que la sociedad trata por muchos medios que no se de. Acallar a la mujer: niña ,adolescente, adukta o anciana. Gracias por compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *