Ya llegará el día en que sea feliz

Algún día llegaré a ser feliz

Hoy hace frío, ya llegará el día en que haga calor y pueda salir a comerme el mundo.

Hoy hace calor, me agota tanto! Ya llegará el dia en que haga frío, me enfunde en mi jacket y cuando los demás están en su casa, yo salgo a desafiar al universo.

Hoy tengo poca comida, ya llegará el día en que sea feliz porque tenga mucha.

Estoy tan gordo de comer tanto. Ojalá supiera qué necesito y no sólo qué deseo.  Ya llegará el día en que tenga mi peso ideal.

Hoy me rodean demasiadas personas. Ya llegará el día en que disfrute del silencio.

¡Qué silencio más aterrador! Ya llegará el día en que pueda tener alrededor a gente con la que pueda hablar.

Tengo que caminar mucho. Ojalá llegue el día en que tenga mi carro.

Muy lindo mi carro pero este tráfico me tiene al borde de la locura. Dichosa la gente que va caminando o en bus…

Tantos gritos de mis hijos me estresan. Ya llegará el día en que crezcan y se vayan.

Me encantaría ver a mis hijos, jugar con ellos pero ya crecieron y casi no los veo.

Y llegó la muerte.

El hombre le dijo, “No, no podés llevarme todavía. Estoy esperando los días calurosos, tener más comida, buscar un minuto de silencio, abrazar a mis hijos y tener mi carro…¿Podrías esperarte?”.

La muerte, que no miente ni hace bromas, le dijo que no le entendía. Cuando Dios la hizo, no le enseñó a negociar. Asi que ella simplemente puso su larga mano fría sobre la frente de aquél hombre y él se durmió para siempre. 

Y el día que esperaba nunca llegó.  Ignoró que tenía lo único que necesitaba para comerse el mundo, desafiar el universo, ser feliz, ser saludable, abrazar a los que ama y buscar la paz:  tenía la vida.

Te recomiendo de Archivo:  Limpiá tu ventana

Un comentario en “Ya llegará el día en que sea feliz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.