Lizeth, la vida se te va

Oime, poneme atención, que la vida se te va.  Muy a menudo suena una alerta en la vida de todos, pero tanto ruido la opaca. La alerta nos dice que la muerte nació con uno, el mismo día en que uno nació y no escoge lugar ni edad.  Ve a Juan Gabriel, la muerte le llegó en el baño;  igual le pasó a Whitney Houston, en la bañera y qué me decís de de Paul Walker con esos 40 años tan bien puestos y en segundos un accidente lo encuentra con esa hermana invisible que anda pegadita, la muerte. Tan guapo y dicen que no pudo ser reconocido fácilmente.  ¿Me estás entendiendo mujer?

Lizeth, oime,  no ocupás un diagnóstico para saber que hoy respirás y que tenés el día de hoy para ser feliz. No contás con mañana.  Hoy, mujer, hoy, amá, reíte, conversá, hacé las cosas que amás. Hoy hacé tu día interesante y hacé que otros estén felices de que existís. Da algo a alguien, hoy, no pasés de dar; ese es un regalo para tu propia vida.  No robés aire, emplealo para llenarte de energía, para ser candela encima de la mesa y alumbrar. De todo lo feo que tenés, mejorá en algo hoy. Ya de noche,  poné tu cabeza en la almohada y volvé a decir “Gracias”, sabiendo que si mañana abrís los ojos es porque se te ha regalado un día más y que tu deber es vivirlo al máximo.

Lizeth, la vida se te va. Hacé que cuando se vaya le digás a la muerte: “Ta bien. Ya viví. No pasa nada hermana. Vámonos en paz.”.

Un comentario en “Lizeth, la vida se te va

  1. La vida pasó ante mi , creyendo que tenía al lado mío el amor de mi vida.
    30 años de matrimonio. 7 años de novios.
    Y actualmente aprendí a vivir mi propia vida, recupere mi vida, volví a reencontrarme conmigo misma hace 1año y 8 meses mi esposo empezó a tomar alchol sin parar una persona muy enferma pero esa fue su decisión
    La respete y yo seguí mi vida y el la suya. El conservándose en alchol y yo seguí trabajando y siendo muy feliz. Nunca más tuve que esconder lo que realmente el es. Un alcholico. Soy una mujer feliz de ser yo misma.
    La felicidad está dentro de mi.
    Yo cambie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *