Las cargas de mi bolso

Por un dolor muy fuerte en la espalda de mi alma, decidí chequear con qué es que cargo el bolso con el que todos los días salgo a trabajar, a conversar, a tomar café, a recoger a mi hija, en fin a vivir. Sentía que la espalda se me partía en dos y ya no aguantaba más porque ni las compresitas de calor que me daban las tardes de sábados durmiendo me aliviaban. Sentada en el sillón de la sala de mi casa, muy en serio dije “Hasta aquí”.
Empezó el chequeo. Lo primero que saqué pesaba demasiado. Era un calendario tallado en piedra con doce mujeres perfectas que me recordaban todo lo que yo no era: las curvas, los dientes, los ojos, la nariz, los senos, las caderas, el estómago…no celulitis, no estrías, no mondongos, no arrugas, no, no, no yo!! Una por una las pegué contra el suelo y el bulto de viaje quedó más liviano. Bueno, más o menos, porque en la emoción del chequeo, saqué una cosa que ni me imaginaba que había conservado.
Eran 15 fotos. El marco de cada foto era de cemento. Los rostros que veía eran de gente que había jugado “tiro al blanco” conmigo y habían tenido mucho éxito en su juego! Detrás de cada foto había una explicación hecha a mano, por mí, de lo que la persona me había dicho o me había hecho. Cada herida estaba ahí como si hubiera sido hoy en la madrugada que hubiera pasado…Jamás creí que eso pesara tanto…
Habían fotos de gente con quien tuve algún encuentro de niña, qué increíble, cómo tenía yo guardado esto! Sí, las palabras habían sido muy duras, muy injustas, pero ya todo eso había pasado… Por supuesto tardé rato en sacar una a una las fotos… Y el bulto seguía lleno…
Ay, lo que me encontré en un zipper, queditito, muy cómodo… Un saquito lleno de monedas de culpa. Qué espanto! Detrás de cada una, decía el año en el que yo había dañado a alguien, o había elegido mal, o había provocado una gran herida fuera por lo que fuera. Pero el saquito tenía adentro otro, y otro, y otro saquito más y más monedas… Fui sacando eso y de viaje ese lado del bulto quedó planito.
Seguí. Había una bolsa enorme que contenía los miedos más grandes que tengo. Cada miedo venía en una cajita de mármol, sin llave, muy fácil de abrir. El primer miedo: que se muera mi hija. El segundo: que me muera yo ¿y mi hija?. El tercero, que se mueran mis papás, ¿lo soportaré?. El cuarto, que todos estemos vivos pero que mi soledad no se muera…El quinto, un combo en el que se mueren todos y yo quedo de última en soledad. El sexto, el sétimo, el octavo, el noveno… Todos, todos los miedos estaban intactos como si fueran fuerzas supremas que nadie puede quitar, soberanas, haciendo de las suyas, bien cuidadas.
Cada una era como una novela perfectamente montada, con actores de primera, muy caros!. Tomé cada cajita y la quemé. Lloré mucho porque en el miedo había invertido mucho tiempo, tiempo que ahora sé que gasté.
Y así fui chequeando… Sería muy mentirosa si digo que tardé una mañana.. No, esto lo vengo escribiendo después de meses y meses. Eso sí, el bultito no puede estar vacío. En la trinchera de la vida, en esta guerra interna, hay que andar bien apertrechado.
El bulto que ando ahora tiene 12 fotografías mías, de doce momentos distintos en los que por ser yo quien soy, pude salir adelante. Con mis estrías y mi celulitis, salí adelante, tuve mis logros, acepté desafíos, aproveché oportunidades. A las fotos de “los que me hicieron daño” las sustituí con otras de gente a quien amo y me aman. A las cajitas con miedo no las reemplacé. La realidad que no puedo cambiar es suficiente como para agregarle el drama que el miedo le da a lo que ya es duro de aceptar.
Pero tengo un secreto más: el bolso, por menos peso que tenga ahora no lo cargo sola. Le pedí ayuda a El… Y vieran! Cuando quiero meter algo pesado, porque soy buena para eso, El me sugiere que se lo dé de una vez y ni siquiera llega al bolso. Yo no sabía que era tan sencillo. Saber que mi pobre espalda cargó tantos años algo que sólo había que vaciar…
Y la pregunta es, ¿con qué cargás vos tu propio “bolso”?

348 comentarios en “Las cargas de mi bolso

  1. Mi bolso ha estado cargado de miedo, de miedo a todo y muy probable de miedo a vivir… sin duda he decidido empezar a vaciarlo, para poder vivir plenamente.

  2. Si revisara mi bolso encontraria dolor, resentimiento,preocupaciones x el que diran. Y deseo de ser aceptada siempre aunque mostrando lo que no soy.

  3. Q triste decir q hay una carga… y es la soledad x no tener un compañero de vida… pero bueno eso no me quita TODO lo bueno q vivo. Dios sigue teniendo cuidado de mí ♥

  4. Yo cargo con la alegría de vivir, con la gracia de Dios, con una vida cargada de cosas buena aunque a veces no lo parezca xq toda prueba dura deja algo bueno!

  5. Con 22 años de edad las correas de mi bolso me lastiman la espalda, como lo uso todos los días no puedo sanar las heridas, a pesar de mis esfuerzos por no amontonar, cada año noté como su peso se hacía insoportable, cargo el dolor de haber crecido solo y sin apoyo, en una casa llena de gente bien empacado en una cartera que esta cocida al bolso, de no tener amor, del abuso que trajo una hija, del dedo de la sociedad señalandome la espalda sin saber o comprender lo.que a mi me había pasado, cargo un portafolio con muchas tomas de los momentos más horribles de mi vida, cientos de ellos, y una medalla gigante que está grabada con mi terror más grande que mi hija se combierta en un ser amargado y vil como yo, destinada a vivir del pánico y de los desordenes emocionales, y ahora por más compañia que tenga mi bolso tiene una gruesa capa de hierro grueso que me recuerda a diario YA NO PUEDES SER FELIZ CON NADIE, y si ya no quiero este bolso no me lo merezco pero no pueda cederlo y no.se como vaciarlo.

  6. Con 22 años de edad las correas de mi bolso me lastiman la espalda, como lo uso todos los días no puedo sanar las heridas, a pesar de mis esfuerzos por no amontonar, cada año noté como su peso se hacía insoportable, cargo el dolor de haber crecido solo y sin apoyo, en una casa llena de gente bien empacado en una cartera que esta cocida al bolso, de no tener amor, del abuso que trajo una hija, del dedo de la sociedad señalandome la espalda sin saber o comprender lo.que a mi me había pasado, cargo un portafolio con muchas tomas de los momentos más horribles de mi vida, cientos de ellos, y una medalla gigante que está grabada con mi terror más grande que mi hija se combierta en un ser amargado y vil como yo, destinada a vivir del pánico y de los desordenes emocionales, y ahora por más compañia que tenga mi bolso tiene una gruesa capa de hierro grueso que me recuerda a diario YA NO PUEDES SER FELIZ CON NADIE, y si ya no quiero este bolso no me lo merezco pero no pueda cederlo y no.se como vaciarlo.

  7. Nos volvemos esclavos de nuestros propios temores, prejuicios, auto critica y miles de cosas mas. Somos muy injustos con nosotros mismos, y formamos un camino de angustia, ansiedad y desdicha sin valorarnos y aceptarnos, muchoenos perdonar. En mi condicion como mujer somos aun mas exigentes con nostras mismas y la culpa siempre aparece como mama, esposa e hija, cualquier accion nos puede hacer sentir la mujer mas culpable del mundo y esa culpa nos carcome el alma y asi podemos vivor años hasta que efectivamente ese peso que cargamos nos va secando y convirtiendo en otra persona. Que importante es invertir en nosotros, perdonarnos, amarnos y soltar todo aquello que es tóxico en nuestra vida. Si comprendieramos eso las cosas serian distintas. De mi parte no mas bolsos pesados, son dañinos en mi vida y en la vida de las personas que me rodean.

  8. Yo siempre cargo angustia y miedo de que me pase algo a mi ,porque tengo una niña con discapacidad ,siempre tengo paz hasta que esta en casa conmigo no en su escuela donde la rechazan y la molestan . Desearia ser invisible y andar ahi detras de ella cuidandola jaja.

  9. En mi bolso siempre cargo la fe en Dios.
    Todos los días le pido que me ayude a enfrentar los momentos tristes y difíciles de mi vida, siempre me escucha, por eso la fe en él la cargo en mi bolso.

  10. En mi bolso cargo mucha Fe en Dios, positivismo, fuerza y valentía para poder salir adelante, también cargo una sonrisa adicional, para los momentos difíciles donde se me agota la que tengo, cargo también con muchos abrazos para repartir a las personas que quiero! Por mucho tiempo cargue cosas negativas, pero aprendí que solamente me dañaban, me cansaban y no dejaban espacio a las cosas positivas que verdaderamente necesito cada día! No importa si mi bolso pesa, siempre y cuando sea porque esta lleno de cosas buenas!!

  11. Mi bolso esta cargado de positivismo, alegria, felicidad, esta cargado de la bondad y gratitud de Dios, de agradecimiento a la vida por tener lo que tengo, mi familia, mi trabajo, mis amigos y por sobre todo mi bendicion mas grande mi hija!!

  12. yo cargo en mi bolso palabras hirientes y culpas de mi fracaso. Pero decidida a sacarles y entregar todas mis cargas a DIos quien es el único que restaura vidas. Y quiero pensar siempre Que lo mejor esta por venir. Que así sea

  13. Mi bolso está lleno de esperanza he ilusión, din duda tuvo miedos, dolores y pérdidaS, pero he tratado de ir transformando cada lugarcito de él, para darle paso a la oportunidad de crecer gracias a las experiencias vividas y por supuesto en agradecimiento a la oportunidad que Dios me da cada día de vivir y de experimentar su amor.

  14. Mi Bolso lo cargo con el Amor de Mi Padre Celestial Jesús El No puede faltar en mi Bolso, además llevo positivismo,optimismo, Valentía,ganas de levantarme a luchar todos los días, y cargo la dicha de tener una Familia hermosa…Ups! ya no quedó más campo en mi bolso, y menos si es Negativo!!!

  15. Las cargas de mi bolso han dejado de ser tan pesadas, la vida me ha enseñado y yo he aprendido. Me He permitido confiar en Dios y eso ha hecho una gran diferencia. Quedan algunas aún, temor a criar 3 hijos siendo jefe de hogar es el mas grande. Solo espero y confió en q todo saldrá bn.

  16. Que bonita meditación, es correcto vamos por el mundo llenando el bolso de la vida de cargas inútiles que no nos van a servir de nada y nos olvidamos que hay un Dios que camina con nosotros dispuesto a llevar nuestras cargas…Debemos de llevar en el bolso de la vida una carga ligera de paz, serenidad y fortaleza para poder trascurrir con felicidad……Desde ahorita vacío mi bolso, lo limpio y camino tranquila y serena por la vida 🙂

  17. Yo vacié mi bolso de cargas como querer ser la “mujer maravilla”, de creer que soy insustituible, de seguir tantos estereotipos que tiene la sociedad. Ahora mi bolso lo cargo lleno de amor de mi esposo, de mis preciosos hijos, de mis papás, mis hermanos, de grandes amigos, de positivismo, de buena actitud esperando lo mejor de cada día, lleno de confianza en Dios y deseando que cada día sea el mejor de mi vida.

  18. Mi bolso q duro esta cargado de preocupación acerca del crecimiento de mis hijos, de incertidumbre, aunque también conozco a Dios que me ayuda y me guía nunca me he propuesto a dejarle a El esa preocupación! Hermosa reflexión!!! Gracias!!

  19. En mi caso trato de no llevar cargado mi bulto de la vida pero auque uno en veces cree que es muy fuerte carga cosas sin pensar y con el tiempo te vas dando cuenta de la carga que llevas, hace varios meses falleció mi madre y hubieron unos conflictos familiares que me dolieron mucho y pensé que era fuerte, que lo había superado pero no era así , Dios me mostró esa carga para que poco a poco me libere de ella….

  20. yo cargo en mi bolso facturas, facturas q yo misma me he cobrado a un alto precio, por las palabras que no dije y que debí de haber dicho, y también por alguna otra que dije y no debí… Incertidumbre por lo q esas palabras hubiesen significado dichas en el momento oportuno…. Y otro poco de cosas que definitivamente ameritan una buena limpia!!!! Jajajja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *