De amor nadie muere hija.

El amor jamás golpea para dominar porque no le interesa dominar a nadie

No lo creás hija, dicen que hay amores que matan pero eso no sucede. Poneme atención por favor tesoro mío:

El amor es benigno, sabe escuchar, respeta diferencias, sabe perdonar.  Lo contrario es poseer, apegarse, castigar, deleitarse con la inseguridad que viene en frascos de celos…Todo eso sí mata.

El amor construye, jamás utilizará el golpe para dominar porque al amor no le interesa dominar, sino celebrar, abrazar en libertad, acariciar el alma, ser recordado por la ternura y dar vida.

El amor es dueño de sí mismo, de nadie más.  Hay gente que firma el matrimonio como si firmara el traspaso de una propiedad. “A partir de ahora sos mía, sos mío”. Hija, esa es una mentira y el amor no miente, no encarcela, no aprisiona, no asfixia.  

Abrí los ojos, hija mía, que no te pase, que no te la creas, que a tiempo te amés y que jamás comprés la falsedad de que uno puede cambiar a alguien más. Ni lo tratés, no te desgastés en eso.  Alguien que te ama te verá con ojos de grandeza, no de humillación ni de pertenencia e igualmente vos lo verás como el ser humano que es y no como el ser humano que quisieras que fuera.

No siempre estaré a la par tuya para defenderte.  La única que lo podrá hacer en algún momento sos vos. Tendrás claro, quiero que lo tengas claro que el amor no mata, hija. Siempre será vida.

A la memoria de Paula Vargas, Maritza Vargas, Mariana Leiva, Rita Arias, Karen Jiménez, Grettel Téllez y Kimberly Barrantes, asesinadas por sus parejas o ex parejas entre enero y marzo de 2O18 en Costa Rica. 

Te recomiendo de Archivo: El amor que sana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *