Carta al amor de mi vida

Te la leo en voz alta porque te la merecés y quiero que la escuchés atentamente, con esos ojos de ternura que nos hacemos siempre que nos reconocemos amantes para siempre.

Merecés que te abrace con mis palabras porque las olas que hemos surfeado, no han sido fáciles, ni pequeñas, para nada. Merecés que te susurre al oído cuánto te amo, porque los vientos en contra con los que hemos remado no han sido caricias de recién nacido ni garúas que apenas mojan sino aguaceros, tornados y tempestades que nos han querido tirar la alegría al suelo. Merecés que te bese como sólo lo merece un gran amor porque las batallas que hemos emprendido no han sido inútiles ni pérdidas de tiempo, ni siempre aplaudidas y casi siempre nos han exigido mirar hacia adentro antes de pensar en lo que dicen los que están afuera.

Así que, querido amor de mi vida, te amo. Te agradezco por existir. Por estar conmigo aunque te haya fallado y por estar con vos cuando me has fallado a mí;  porque hemos subido al podio de la valentia como solo lo hacen quienes se aman y porque nos hemos reconciliado luego de bajar al sótano de los errores y regresamos con un abrazo de perdón.  Conocemos la fragilidad de nuestras emociones y la fuerza de nuestras virtudes. Conforme el tiempo pasa caigo en cuenta de que solo queriéndonos, perdonándonos, riéndonos, llorándonos y hasta recriminándonos el tiempo perdido, solo asi, podemos estar donde estamos.

Otros no entienden este amor. En la imperfección es un amor misericordioso que se agiganta en los malos ratos y se engrandece en los aciertos.

Querido amor de mi vida, te escribo a vos que es a quien miro en el espejo cada vez que me asomo. Y por si alguien duda sobre quién es el destinatario de esta carta, mejor lo escribo para que no haya confusión: El amor de mi vida soy yo misma que me he aprendido a amar. A partir de ahi, abrazo al mundo, perdono el fracaso, me reconcilio con mis oscuridades y me reconozco grande, divinamente grande. Vivo el aquíy el ahora y percibo este segundo como lo único que tengo y que se me irá casi en el instante en que lo creo mío. La plenitud es nuestra, amor de mi vida.

Desde ya, gracias porque estarás conmigo cuando muera. Gracias por existir.

2 comentarios en “Carta al amor de mi vida

  1. El amor, sentimiento profundo que mueve al mundo entero,
    Amor, amor, por ti , por mi, por ella, por él, amor a la vida,
    amor por siempre. Viva, viva el amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *