La mujer que ganaba mejor que su marido y por eso la asesinó

Mariana es otra mujer asesinada por su esposo, en este 2O18

Yo quisiera haber sabido de Mariana algún día que hubiéramos coincidido en una fiesta, en un club de libros o me hubiera tocado hacer un reportaje sobre mujeres valientas, profesionales del TEC que viven la vida intensamente.

No la conocí pero quienes sí lo hicieron dicen que vivió en la India un año y tenía dos trabajos, uno de ellos era ayudar en la empresa de su padre.  Amante de los caballos y de los viajes, de sonrisa sincera, no tenía hijos, cuánto hubiera yo aprendido de esta muchacha de 36 años. Cuánto nos hubiéramos reído.Me imagino un café sin fin con esta ingeniera, entre sus relatos y mis preguntas admirando sus ganas de vivir.

Me da pesar, mucho pesar no haber conocido más de ella que la noticia de que su esposo la degolló y la quemó.

El asesino dice que ella ganaba más que él y eso le fue colmando su vaso de odio hacia la mujer que lo amaba.   Ella era más exitosa, más plena y más feliz.  Cómo lo hizo sufrir tanta alegría ajena.

Se hicieron constantes las discusiones.  Quien sabe si Mariana ya tenía en su calendario la fecha de salir de ese infierno para regresar a su amada libertad.  Pero no le dio tiempo. O quizá tardó mucho para abrir la puerta e irse de esa prisión. Ella tenía la llave del candado, pero muchas mujeres temen abrirlo sin pensar en que su verdugo, el que duerme junto a ellas, solo cuenta los días para silenciarlas.

Romper el silencio es achicar el miedo, hacer desaparecer las sombras que en la noche dan la sensación de parecer más grandes de lo que son.  Mujeres hay que romper el silencio.

Mariana a nadie le contó.  Vivió en silencio el dolor de compartir las noches con un monstruo que terminó destruyéndola con las garras que venía afilando desde hacía rato.  La mató donde nadie podía ayudarla, dijeron los jueces. Cuánto dolor vivido en solitario, cuánta opresión en ese pecho, acostumbrado a galopar a todo trote, de pronto paralizado de terror.

Cómo me hubiera gustado no escribir este blog.  Haber llegado a ser amigas, mandarle memes para que nos riamos, escribirle a ella un whatsap recordándole que su amor propio no es negociable y que se merece mucho más de lo que estaba viviendo. Pero nada de esto es posible ya.  

Cómo quisiera no decir que Mariana es la mujer que ganaba más que su esposo y por eso la asesinó.  Quisiera no decir que  el cobarde que la mató no pudo con su propia inseguridad ni con sus miserias emocionales. Pero nuevamente, nada de esto es posible ya, todo es parte de una lamentable realidad.

Mariana, descansa en paz.

4 comentarios en “La mujer que ganaba mejor que su marido y por eso la asesinó

  1. Del femicidio no hay una explicación que aminore el dolor provocado, del sentimiento de impotencia que genera en las personas que desearíamos que no hubieran sufrido las victimas semejantes atrocidades, aunque nada repone la pérdida para la familia y amigos, aunque quienes no conocimos a profundidad a la victima, como abogada me queda la duda y el sin sabor de que el fallo no fue por la pena máxima; se pregunta una qué más atrocidades se requieren para que un juzgador considere Las imposición de la máxima sanción ante semejante causa? Era el compañero de su vida, lo amó, confió en él y estuvo dispuesta a compartir un futuro, bajo ninguna circunstancia hay un atenuante ante un femicidio, todos los casos deberían ser condenados con la máxima sanción impuesta por ley, aún cuando nunca será suficiente. Ella era una mujer que reflejaba el espíritu Guanacasteco, guapa, risueña, valiente… descanse en paz

  2. Que buen escrito , me hizo llorar, yo conocía a esa gran mujer, yo soy liberiana.
    Para ese individuo que la privó de su vida merecía más que 37 Años y lo más triste es que aunque le pongan pena de muerte no le va a poder devolver la vida a esa gran mujer😭

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.