Una probadita del reportaje de un hombre que nació dos veces

Don William tuvo un segundo profundo de desesperanza: fue cuando no pudo decir que estaba ahí, en ese guindo, debajo de su carro, con vida. Era de noche, pero luego amaneció y renació la esperanza. Por eso, que hoy, el hecho de que lo podamos entrevistar es un privilegio, porque él nos sabe decir a qué sabe la ilusión de volver a ver a los que ama cuando, prácticamente lo daba por muerto. Este es un adelanto del reportaje que veremos más adelante en lizethcastro.tv

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.